El presidente de Afinsa niega que fuera una estafa piramidal y dice que no hubo denuncias por incumplimientos

El presidente de Afinsa, Juan Antonio Cano Cánovas, ha negado este lunes, en la tercera jornada de su declaración ante la Audiencia Nacional, que la actividad de inversión en filatelia que la empresa ofrecía estuviera pensada como una estafa piramidal y ha recordado que no recibieron ninguna denuncia por incumplimiento de contrato en ningún momento hasta su intervención en 2006.

En respuesta a una de las acusaciones particulares, el expresidente ha recordado que los tribunales han reconocido que existía un «tránsito mercantil» en sus operaciones y que Afinsa no realizaba una actividad financiera, es decir, que «no se administraban recursos de terceros», por lo que «ni remotamente se puede hablar de negocio piramidal» en sus operaciones.

Así, ha insistido, como ya hizo en las jornadas anteriores, en que la sociedad se dedicaba a comprar sellos que luego vendía a sus clientes, abonándoles mediante talones bancarios y durante el tiempo de duración del contrato unos anticipos –que no intereses, ha subrayado– con cargo a «recursos propios de la compañía» y en ningún caso utilizando el dinero de las inversiones de otros clientes. «No se casaba dinero de uno con dinero de otros. No se usaba dinero pendiente de aplicación», ha remachado.

Esas cantidades se «descontaban» después del importe de la venta de las filatelias, las compraran terceros o se las quedara directamente Afinsa. «Flota en el ambiente el prejuicio de que Afinsa era una entidad financiera y eso es radicalmente falso», ha apuntado, apelando a las sentencias del Tribunal Supremo y de la propia Audiencia Nacional en las que se reconoce que su actividad era mercantil y no financiera.

Es más, Cano Cuevas ha recordado que cuando Afinsa fue intervenida en la primavera de 2006 la compañía no había recibido ni una sola demanda por incumplimiento de «ningún pacto con los clientes» ni tan siquiera «ante una asociación de consumidores».

PAGOS EN METALICO.

Por otra parte, preguntado sobre si en la sociedad se pagaban sobresueldos en ‘b’, el expresidente se ha remitido al proceso concursal y a la información de los peritos judiciales, en los que se constata «sin lugar a dudas» que en Afinsa «no había dinero en ‘b'», ni en los ingresos ni en los pagos.

Lo que sí ha reconocido es que algunos trabajadores recibieron pagos en metálico por caja por retribuciones extraordinarias, bonus o comisiones por ventas, por ejemplo. Pero ha defendido que esas cuantías siempre aparecían perfectamente reflejadas en la contabilidad y que eran los propios preceptores los que «decidían si lo incorporaban en su renta o no» a efectos fiscales. «Pero como la empresa no tenía dinero en ‘b’ no podía pagar en ‘b'», ha insistido, admitiendo que estos pagos se realizaban por orden únicamente suya o del consejero Carlos de Figuereido.

(((HABRA AMPLIACION)))

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído