Valles del Esla considera que el mensaje de la OMS sobre la carne fue desproporcionado

La empresa cárnica española Valles del Esla considera que la advertencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la que el organismo relacionaba el consumo de carnes rojas o procesadas con la aparición de determinados tipos de cáncer fue «desproporcionado».

«La OMS da normas genéricas, pero éste fue un mensaje desproporcionado. También hay que tener en cuenta que en juego hay muchos intereses políticos», ha explicado el gerente de la compañía, Luis Miguel Mencía en un encuentro con los medios.

La cárnica española ha indicado que a ellos la alerta de la OMS «incialmente no» les afectó, pero aboga por realizar un consumo moderado de todos los productos y mantener una dieta equilibrada.

Valles del Esla, creada en 1996 por la familia Alvarez, cuenta en la actualidad con una cabaña de 1.500 bueyes, de los cuales se sacrifican unos 440 por año, aunque la compañía prevé incrementar en 600 en los próximos ejercicios.

La empresa, también propietaria de Vega Sicilia, cuenta con puntos de venta repartidos por toda España, una carnicería en Las Rozas y tienda ‘online’. Además exporta también al exterior, fundamentalmente cecina de buey, que es un producto «valorado» por los mercados internacionales, mientras que en el nacional apuesta por la venta del producto fresco.

Mencía, por otro lado, ha indicado que el sector cárnico en España es «proclive a la picaresca y al engaño» y se ha congratulado de la buena acogida que tiene sus productos. «En esta casa hacemos las cosas bien y el mercado te posiciona en tu lugar», ha reiterado, sobre la calidad de sus referencias.

La empresa, además, no descarta impulsar su comercio ‘online’ entrando en la plataforma de Amazon, como han hecho algunas compañías del sector. «Es un tema que nos vamos a plantear de cara al futuro porque nos parece una iniciativa muy interesante», ha recalcado.

CAPONES Y POLLOS PARA LA CAMPAÑA DE NAVIDAD

De cara a la campaña navideña, Valles del Esla apuesta por poner a la la venta capones especialmente preparados para estas fechas, siguiendo la filosofía de máxima calidad que distingue a esta empresa cárnica.

El capón Valles del Esla es un pollo seleccionado en origen entre los mejores machos para ser castrado antes de alcanzar la madurez sexual y que se sacrifica con 7 meses. Los capones se crían al aire libre en espacios cubiertos de vegetación para que su crianza sea similar a las de antaño, de modo de que estos animales consiguen unas carnes con aromas y texturas prácticamente olvidadas.

La cárnica prevé cerrar el ejercicio con una venta global de 2.500 capones y de 5.000 pollos, que impulsarán una «buena» campaña de Navidad. «Estos productos son un complemento al negocio principal», ha indicado Mencía.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído