Isolux eleva un 18,6% sus ‘números rojos’ afectado por la cancelación de proyectos en Brasil

Isolux Corsán registró una pérdida neta de 19,9 millones de euros en los nueve primeros meses, lo que supone elevar en un 18,6% los ‘números rojos’ contabilizados un año antes, por el efecto de la cancelación de dos proyectos que tenía en Brasil, informó la compañía.

La suspensión por parte del país latinoamericano de estos proyectos, parte de una línea de metro y una carretera, también impactó en el beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la compañía que preside Luis Delso.

En concreto, la cancelación de estas obras restó 34 millones de euros a esta partida que, de esta forma, se situó en 115 millones al cierre de septiembre, un 38% menos que un año antes.

Por contra, los ingresos de Isolux Corsán crecieron un 2% entre los pasados meses de enero y septiembre, hasta sumar 1.580 millones de euros, gracias a su «fuerte y creciente actividad internacional».

Latinoamérica se mantiene como primer mercado de la compañía, dado que genera más de la mitad (el 56%) de los ingresos de su división de construcción y energía, por delante de España, que aporta un 15%, Asia (13%) y la zona de Oriente Medio y Asia, con otro 11%.

La compañía logró nuevos contratos por valor de 1.798 millones de euros entre los pasados meses de enero y septiembre, con lo que al cierre de este periodo contaba con una cartera de proyectos pendientes de ejecutar por unos 7.000 millones de euros, un 5% superior a la de un año antes.

La compañía asegura que esta cartera de proyectos garantiza su actividad a tres años. Asimismo, un 83% de la misma no está relacionada con las actividades de la división de concesiones y ha reducido, hasta sólo suponer el 17% del total, el peso de las obras propias en cartera a favor de los proyectos para terceros.

Isolux considera que este dato refleja su «competitividad en el mercado» y la «sostenibilidad» de su negocio, «al no depender de la necesidad de invertir en concesiones para crecer».

En el capítulo financiero, la compañía ha mantenido su endeudamiento en los 1.600 millones de euros, un monto que prevé recortar «mediante desinversiones estratégicas», para «recortar cargas financieras, impulsar el crecimiento y ganar competitividad».

PENDIENTE DE COBRO POR LA VENTA DE CONCESIONES.

En este sentido, Isolux indicó que aún tiene pendiente de cobrar 197 millones de dólares (unos 185 millones de euros) de PSP, el fondo canadiense que tenía como socio en su filial de concesiones, en virtud del acuerdo que ambos alcanzaron en marzo para poner fin a esta alianza y repartirse los activos.

Este monto, que establece el informe independiente que se ha encargado para disolver la filial de concesiones, forma parte de una cantidad total de 302,5 millones de dólares (285 millones de euros), de los que 105 millones de dólares (99 millones de euros) ya han sido pagados.

En virtud del acuerdo alcanzado entre Isolux y PSP para repartirse las concesiones que tenían a través de la filial conjunta, el grupo español se quedará con las líneas de transmisión eléctrica (salvo una red de Texas que ya vendió al fondo canadiense) y las instalaciones solares. De su lado, PSP pasará a ser titular de las autopistas dicha red eléctrica texana.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído