Schindler prevé aumentar sus ingresos hasta un 8% en 2015 y observa recuperación en el mercado español

La compañía suiza dedicada a la fabricación de ascensores y escaleras mecánicas Schindler prevé aumentar sus ingresos entre un 6% y un 8% al cierre del actual ejercicio y obtener un beneficio neto de entre 700 y 750 millones de francos suizos (entre 642,2 y 688,1 millones de euros).

Así lo ha indicado el consejero delegado de Schindler, Silvio Napoli, en una entrevista con Europa Press, en la que ha asegurado que «la tendencia en el mercado de nuevas instalaciones en el Norte de Europa está siendo positiva en general, especialmente en el segmento residencial» y que, en concreto, en Europa del Sur se ven «señales de estabilización».

«El mercado español parece recuperarse», ha señalado el directivo preguntado por su percepción sobre si se está dando una demanda creciente en las actividades relacionadas con la fabricación de ascensores y escaleras mecánicas, como la construcción. «Tanto en el Norte como en el Sur de Europa, el mercado de modernización comenzó bastante más débil en 2015, pero repuntó en el segundo trimestre», ha añadido.

Para Napoli, «en algunos países de Europa, incluyendo España, los precios que se están fijando en el sector servicios están llegando a un nivel peligroso», aunque ha matizado que Schindler «no compromete la seguridad», por lo que la compañía decidió «no competir a este nivel».

«Estamos muy satisfechos de que la mayoría de nuestros clientes principales vean este problema y esperamos que todo el mundo tome conciencia de la importancia que tiene garantizar la seguridad en nuestro negocio», ha agregado.

Según el consejero delegado de la compañía suiza, en el mercado de nuevas instalaciones en el Sur de Europa se está apreciando una estabilización, «pero el mercado de mantenimiento sigue estando bajo presión en todo el continente».

El directivo considera que, a nivel de grupo, en la compañía están «satisfechos» con los resultados en España, donde están «consiguiendo la confianza de nuevos clientes y ampliando negocios con otros». Como ejemplo, ha indicado que Renfe Cercanías ha otorgado a Schindler Iberia el mantenimiento de todas sus instalaciones en España de forma exclusiva para los próximo cuatro años.

EL MANTENIMIENTO TOMA FUERZA CON LA CRISIS

Napoli considera que la compañía ha afrontado la crisis reafirmando su «compromiso con la formación» y el desarrollo del personal y mejorando sus estándares de calidad y nivel de servicio. Además, la compañía ha impulsado el negocio de la rehabilitación de edificios a través de su filial Helvetia Rehabilitaciones. «El mantenimiento y reparación de nuestros equipos han tomado un peso muy relevante, por la casi desaparición de las nuevas instalaciones en España», ha añadido.

Según ha indicado el directivo, en la primera mitad del año se ha notado que algunos proyectos que estaban parados se están reactivando y, «de forma aún tímida, se están lanzando otros nuevos». No obstante, ha apuntado que se está notando también una «cierta desaceleración», que atribuye a la situación de incertidumbre política que vive el país.

«Confiamos en que el resultado de las próximas elecciones nacionales permita la estabilidad suficiente que anime a los inversores a proseguir con la senda de recuperación», ha apuntado Napoli.

REGIONES CON «FUERTES» OPORTUNIDADES DE NEGOCIO

Las regiones por las que la empresa se declara más interesada son China, «el mayor mercado del mundo», e India, «el segundo». En estas dos regiones, la compañía abrió el año pasado dos nuevas plantas de producción.

En relación con Europa, para la compañía «las oportunidades más fuertes se encuentran en la parte oriental», incluyendo Turquía, y Napoli confía en que «vendrán más cuando Europa Occidental emerja de la crisis económica actual».

Como actividades interesantes para el crecimiento de la compañía, Napoli ha señalado que «el crecimiento urbano es una tendencia imparable» y que el movimiento de personas a las ciudades «ha redefinido los requisitos de construcción». «La digitalización, y con ello la aplicación de Internet de las cosas, es uno de nuestros principales motores para el futuro», ha señalado.

En este sentido, la compañía ha desarrollado aplicaciones personalizadas que permiten a los técnicos utilizar sus dispositivos móviles para seguir el funcionamiento de productos y servicios en tiempo real, «y transformar el flujo de trabajo de reactivo a predictivo», según Napoli. Por ejemplo, la compañía ha desarrollado la herramienta Schindler Dashboard Mobile, con la que los técnicos son capaces de comprobar el estado de funcionamiento de los ascensores o escaleras mecánicas en sus dispositivos móviles, realizar solicitudes de servicio y estar totalmente informados hasta que el problema quede resuelto.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído