La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría

El PP reformará el Impuesto de Sociedades para fomentar el crecimiento de las empresas

El PP reformará el Impuesto de Sociedades para fomentar el crecimiento de las empresas
Soraya Sáenz de Santamaría. PD

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado este lunes que el PP reformará el Impuesto de Sociedades la próxima legislatura si vuelve a gobernar, con el objetivo de fomentar el crecimiento de las empresas españolas, sobre todo de las pymes y de los autónomos, y también cumplirá con su compromiso de revisar a la baja los tipos máximos y mínimos del IRPF.

Durante la inauguración del Foro ‘Perspectivas Económicas España 2016’ organizado por El Confidencial y PIMCO, la vicepresidenta ha señalado que frente a las «incertidumbres» nacionales e internacionales a las que España se enfrentará en los próximos años es necesario seguir aprobando reformas.

«Los que consideran que el tiempo de las reformas ya ha acabado y que ha venido el tiempo de derogarlas hacen un flaco favor al esfuerzo de los españoles. Tenemos que seguir trabajando por un crecimiento sólido y sostenible», ha proclamado, subrayando que el «esfuerzo» que en los últimos años han permitido obtener «resultados» en forma de nuevos puestos de trabajo «no puede perderse» y hay que «valorarlo de cara a las elecciones» del 20 de diciembre.

REFORMA DE GASTOS E INGRESOS

Y en ese sentido, ha avanzado que los ‘populares’ plantearán un cambio del modelo de ingresos y gastos del Estado, comenzando con una reforma del Impuesto de Sociedades para «apoyar» a las empresas, «especialmente a las que están en proceso de crecimiento», en aras a facilitarles ese recorrido.

«Necesitamos un sistema fiscal más eficaz, que ayude al crecimiento y que permita a más personas incorporarse por la base a la generación de riqueza», ha insistido Sáenz de Santamaría, recordando que junto con la revisión del Impuesto de Sociedades también se planteará una bajada de los tipos máximos y mínimos del IRPF y se propondrán ampliaciones de los cheques familiares para «atender a la dependencia» y se aprobarán nuevas medidas para prolongar la vida laboral.

En este punto, la vicepresidenta ha ironizado con que en España «cuando no se sabe qué hacer se propone una reforma de la Constitución» y ha indicado que aunque a ella ese tema podría gustarle «más que a un tonto un lápiz», las reformas de «más calado» que se deben realizar no van por ese camino sino más bien por la vía fiscal.

Por el lado de los gastos, el Estado deberá afrontar una reforma del modelo de financiación autonómica, que según la vicepresidenta «toca» y «siempre es mejor hacerla en tiempos de bonanza que de recesión». En este sentido, ha avanzado que un eventual Gobierno del PP propondrá «una nueva perspectiva» que atienda a que las comunidades deben prestar los servicios «con igualdad y sostenibilidad, independientemente del ciclo» económico.

MAS REFORMA EDUCATIVA

Sáenz de Santamaría también ha insistido en que la próxima legislatura será la del apoyo al I+D+i, fomentando la «interacción» entre el sector público y el privado; y la del cumplimiento de los objetivos medioambientales, contando para ello con las nuevas herramientas que se acuerden en la Cumbre de París que ha comenzado este lunes. En cualquier caso, ha destacado que las empresas españolas, sobre todo las pymes, se cuentan entre las más avanzadas en materia de lucha contra el cambio climático.

Por otro lado, el PP continuará avanzando en la reforma de la educación en la próxima legislatura, particularmente en relación con el modelo de universidades y la carrera docente, para conseguir que el profesorado «se sienta implicado y reconocido» porque de ellos depende en gran medida «el éxito de cualquier proyecto educativo».

Igualmente, se seguirá implantando la reforma de la administración pública, que ya ha provocado unos ahorros de 35.000 millones de euros -incluyendo 5.000 millones de ingresos por desinversiones del Estado– y la eliminación de 2.305 empresas y organismos públicos. Además, se mantendrá el esfuerzo en la implantación de la administración electrónica y la reducción del uso de papel para favorecer la eficiencia, así como en el desarrollo de la unidad de mercado.

MAS TRANSPARENCIA

A renglón seguido, Sáenz de Santamaría ha resaltado los logros conseguidos en materia de transparencia y participación en la toma de decisiones, que han de seguir desarrollándose en los próximos años; y ha señalado asignaturas pendientes como la regulación de los lobbies y los grupos de interés, el fortalecimiento de las instituciones y la lucha contra la corrupción y el fraude.

«Yo me quedo con una palabra: reformismo. Si España está donde está es por haber llevado a cabo una senda de reformas equilibrada, concienzuda y con experiencia en la gestión, elemento clave en cualquier gestión pública. Del mismo modo que ustedes no nombrarían consejero delegado en su empresa a un recién llegado, el Gobierno necesita gestores expertos. La experiencia en la gestión ha llevado a España de ser país en recesión a ser segundo país que más crece de la Eurozona y que crea uno de cada dos empleos», ha subrayado.

Así, sólo manteniendo un Gobierno experimentado, España podrá alcanzar el objetivo de 20 millones de trabajadores ocupados en 2020, que a juicio de la vicepresidenta es «la única manera no sólo de generar un proyecto de autonomía personal, sino de apuntalar el Estado del Bienestar, sostener las pensiones y mantener el sistema sanitario, de dependencia y de ayudas ante la adversidad».

Sobre todo teniendo en cuenta que en los próximos cuatro años España se enfrentará a «importantes incertidumbres» como la reacción de los países emergentes ante la normalización de tipos en Estados Unidos, la caída de los precios de las materias primas, el «agotamiento» de ciertos modelos exportadores, el «moderado tirando a débil» ritmo de crecimiento de la Eurozona, las bajas tasas de inflación y el resto de tensiones políticas y geoestratégicas, como el terrorismo yihadista.

«En nada se parece la España de hoy a la España de hace menos de cuatro años. Para afrontar esas inseguridades, partimos de una fortaleza que nada tiene que ver con las debilidades y desequilibrios de años anteriores. No obstante, no es éste un camino que, una vez sembrado, uno pueda sentarse a esperar a ver cómo crece. Es necesario seguir trabajando y abonando el camino de las reformas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído