Metrovacesa elige tres proyectos que confluirán para recuperar la antigua fábrica de Clesa de Madrid

Metrovacesa y el Colegio de Arquitectos de Madrid han elegido tres proyectos de jóvenes arquitectos en el marco del concurso de ideas lanzado para rehabilitar y dar un nuevo uso a la antigua fábrica de Clesa de Madrid, al considerar que se trata de propuestas que «se enriquecen mutuamente», según informaron la inmobiliaria y la institución.

Ahora, las tres iniciativas que han resultado ganadoras, de entre las ochenta presentadas al concurso, deberán abordar un proceso de colaboración para que sus proyectos confluyan «en un proyecto conjunto que satisfaga las necesidades de la inmobiliaria y la ciudad».

Una de las iniciativas merecedoras del primer premio ‘ex aequo’ en el concurso, denominada ‘La Fábrica Cultural’ y firmada por Pedro Pitarch, pasa por convertir la antigua fábrica en un centro cultural destinado a «consumidores y productores de contenidos culturales».

Otra de las propuestas, denominada ‘Mil Reflejos’, de Patricia Fernández, proyecta un complejo de piscina deportivas y ‘spa’, que se completa con un restaurante, un mirador y un mercado gastronómico, además de con un espacio de oficinas para alquilar a pequeñas empresas.

De su lado, el proyecto ‘Factory Garden’, de Adrián Martínez, propone devolver el carácter productivo al complejo, pero centrado en la alimentación, tanto para su tratamiento como para su degustación.

Con este concurso de ideas, organizado por el Colegio de Arquitectos, con el impulso de Metrovacesa y el apoyo de la Fundación Alejando de la Sota, la inmobiliaria controlada por el Santander busca seleccionar un proyecto para rehabilitar la nave principal de la antigua fábrica con el fin de que pueda albergar nuevos usos, compatibles con el planeamiento urbanístico y con el espacio público donde se ubica.

De esta forma, se pretende conservar un «elemento relevante del patrimonio arquitectónico de la ciudad y a la vez revitalizar un espacio con un proyecto comprometido con el desarrollo sostenible».

En concreto, los planes de Metrovacesa para la antigua fábrica pasan por conservar el edificio original, dado su carácter emblemático, pero habilitar sus 37.926 metros cuadrados de superficie para albergar usos distintos al industrial.

La fábrica, ubicada en la Avenida Cardenal Herrera Oria de la capital, fue diseñada en 1961 por el arquitecto Alejandro de la Sota. Su recuperación se circunscribe en un proyecto urbanístico en la zona con el fin de compatibilizarlo en el área del distrito madrileño de Fuencarral-El Pardo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído