El 92% de los empresarios considera prioritaria la lucha contra la corrupción por parte del gobierno

El 92% de los empresarios considera que la lucha contra la corrupción y el aumento de la transparencia en empresas e instituciones debería ser la prioridad del próximo gobierno, según los resultados del ‘International business report’ del cuarto trimestre de 2015 elaborado por la firma de servicios de auditoría, consultoría y asesoramiento legal y financiero Grant Thornton.

Asimismo, el 51% califica como urgente el adelgazamiento de las administraciones, mientras que el 41% lo considera necesario. Además, el 36% de los empresarios cree que también es urgente mejorar la formación del capital humano y adaptarla al mercado laboral, frente al 54% que la considera necesaria.

Otras medidas consideradas urgentes o necesarias por más del 80% de los encuestados fueron aquellas destinadas a aumentar el atractivo de la economía para la inversión extranjera, a favorecer la diversificación sectorial para reducir la dependencia de ciertos sectores y a aumentar la cohesión social y frenar la desigualdad.

A su vez, el 31% de los encuestados califica como no prioritaria la reforma de la estructura territorial del Estado, mientras que el 3% cree que podría ser contraproducente, el 28% la califica de urgente y el 35% de necesaria.

Entre las medidas que suscitan apoyos más tibios se sitúan el aumento del gasto público para estimular la economía o la profundización en la reforma laboral.

APOYO A LA INNOVACION

Las medidas que más demandan los empresarios para favorecer el crecimiento empresarial son la reducción de las cargas burocráticas, el aumento de la transparencia en la contratación pública y el apoyo económico a la innovación, además de la regulación destinada a evitar malas prácticas y favorecer la libre competencia.

Sin embargo, la mejora de infraestructuras de transporte y telecomunicaciones y la reducción del impuesto de sociedades son las medidas que obtienen un menor apoyo.

No obstante, pese a la incertidumbre política, el 61% de los empresarios españoles mantiene el optimismo sobre la economía y sus propios negocios, mientras que sólo un 11% se declara pesimista, aunque el porcentaje de directivos españoles que esperan aumentar su plantilla este año ha bajado.

«Lo que piden los empresarios a los nuevos líderes políticos es un terreno de juego limpio y una visión a largo plazo que permita al país y a sus empresas maximizar las oportunidades», ha subrayado el Chief Economist de Grant Thornton y asesor del fondo Alinea Global, Alvaro Sanmartín.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído