Sacyr gana 370 millones pese a anotarse un ajuste de 478 millones por Repsol

Sacyr ha cerrado 2015 con un beneficio neto de 370 millones de euros a pesar de anotarse un ajuste de 478 millones de euros por las pérdidas registradas por su participada Repsol y el ajuste que la constructora ha realizado en el valor al que tiene contabilizada esta inversión.

La constructora logra este resultado y evita una eventual entrada en pérdidas gracias a las plusvalías de 1.280 millones de euros que obtuvo de la venta el pasado año del grueso de su filial patrimonial Testa a la socimi Merlín.

Del impacto total que Repsol ocasiona en las cuentas de Sacyr, 105 millones corresponden a la parte de las pérdidas de la petrolera que la constructora debe anotarse en virtud de su participación del 8,7% que tiene como su segundo accionista.

El grueso del ajuste, 373 millones de euros, corresponden a la nueva revisión a la baja que Sacyr ha hecho en el precio por acción al que tiene contabilizada su participación en Repsol.

Así, la compañía que preside Manuel Manrique ha reducido un 10,8% este precio, hasta los 15,6 euros por acción, desde los 17,5 euros por título al que lo tenía establecido hasta ahora. No obstante, el nuevo precio está un 69% por encima de la actual cotización de Repsol en Bolsa (en el entorno de los 9 euros).

En el plano operativo, Sacyr elevó un 8,5% su cifra de negocio durante el pasado año, hasta los 2.948 millones de euros, y disparó un 33% su beneficio bruto de explotación (Ebitda), que cerró en 318 millones.

((HABRA AMPLIACION))

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído