Listas PD

Las 7 claves para cuadrar siempre la contabilidad en tu empresa

Asegurarse de que no faltan facturas en nuestro ejercicio

Las 7 claves para cuadrar siempre la contabilidad en tu empresa
Dinero, ahorro, sueldo, empresa, autonomo, impuestos. PD

Para la mayoría de empresas, marzo es el mes del cierre contable. Por eso es ahora cuando empiezan las prisas por regular las partidas no facturadas hasta el momento.

Stock, subvenciones y amortizaciones deben quedar correctamente registrados a efectos de cumplir el plazo del impuesto de Sociedades.

La Ley de Sociedades de Capital impone un periodo de tres meses desde el fin del ejercicio social (que en la mayoría de casos coincide con el final del año natural) para determinar la cuantía absoluta (beneficio/pérdida) sobre la que las empresas deberán pagar.

Pero antes de dar por cerrado el ejercicio, es necesario tener en cuenta unos cuantos aspectos que permitan cerciorarse de que el resultado es correcto.

El olvido de alguna factura, de la inclusión de algún préstamo en el cálculo o un fallo en el conteo del stock podrían hacer girar la balanza hacia el lado equivocado.

Para evitarlo, desde anfix han elaborado una lista de consejos que conviene no olvidar:

1).- Comprobar que están todas las facturas

Para evitar errores de facturación es recomendable asegurarse de que no faltan facturas en nuestro ejercicio. Bastará con dar un repaso a la mayoría de clientes y proveedores para comprobar que no existen saltos numéricos en la facturación.

También es recomendable respasar los apuntes bancarios, que nos desvelarán si existen pagos o cobros que no guarden correlación con las facturas registradas y poder detectar anomalías.

Si este ejercicio de revisión se hace con tiempo, todavía quedará margen para pedir alguna factura que falte. Aunque si no llega a tiempo, también se puede reflejar su carencia en el ejercicio que finaliza y revertir dicha situación en el siguiente.

2).- Cerrar saldos en las cuentas de impuestos

Las cuentas del IVA deben quedar a cero al cerrar el ejercicio. Ajustando los saldos se puede detectar si se ha declarado algún importe de manera incorrecta o si quedan retenciones por ingresar.

3).- Dotar las amortizaciones

Es importante anotar el gasto por amortizaciones de los bienes físicos adquiridos durante este ejercicio y también durante los anteriores. Se debe comprobar que no se hayan llevado a gastos íntegros los elementos de inmovilizado adquirido. Hay que recordar que los bienes pierden valor con el uso y ser conscientes de ello a la hora de reflejarlos en nuestro balance anual.

4).- Calcular la variación de existencias

Cabe no olvidar que las existencias no son solo los productos que se espera vender. Las herramientas, el material de oficina o los productos semielaborados también cuentan y han de quedar reflejados en el balance.

5).- Dotar las provisiones

Dejar constancia de lo que nos deben. Es importante que todo aquello que no se nos pague quede reflejado en nuestro ejercicio. Los impagos de los proveedores podrían provocar cambios significativos en nuestros resultados.

Hay que recordar que se puede hacer una dotación por el importe de las deudas que lleven impagadas más de seis meses. Este importe se añade a los gastos reduciendo el beneficio de nuestro negocio.

6).-Ajustes de moneda extranjera

Aquellas empresas que realicen operaciones en divisas extranjeras o dispongan de cuentas corrientes en monedas distintas al euro deberán revisar todas las cuentas referenciadas en estas para ajustarlas al tipo de cambio de la divisa que se corresponda con la fecha del cierre del ejercicio.

7).- Saldos de préstamos

Al clausurar el ejercicio es conveniente comprobar que se han contabilizado las cuotas de los préstamos y que figuran todas las deudas de la empresa para que el balance se ajuste a la realidad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído