Se forran el presidente, Carlos de Palacio, y el consejero delegado, José María Oriol

La cúpula de Talgo recibe 21,5 millones en bonus tras una salida a bolsa ruinosa

La cúpula de Talgo recibe 21,5 millones en bonus tras una salida a bolsa ruinosa
José María Oriol y Carlos Palacio (TALGO). PD

Talgo ha abonado a su presidente, Carlos de Palacio, y a su consejero delegado, José María Oriol, un bonus «extraordinario» total de 21,5 millones de euros en forma de entrega de acciones de la empresa y ligado a la salida a Bolsa del fabricante de trenes en 2016.

Así, el presidente y el primer ejecutivo recibieron títulos de la compañía por 10,78 millones de euros, respectivamente, que se sumó a su retribución en metálico.

En este sentido, Carlos de Palacio cobró 459.000 euros en 2015, un 11% menos que en 2014, mientras que Oriol percibió un salario de 393.000 euros, un 18% menos, según consta en el informe de retribuciones de Talgo del pasado año.

Así, la retribución total del presidente de Talgo durante el pasado año, sumando el sueldo y el bonus extraordinario, ascendió a 11,24 millones de euros, y la del consejero delegado, a 11,17 millones de euros.

En cuanto al bonus cobrado en acciones, la compañía detalla que corresponde a una «retribución extraordinaria» que la compañía articuló a favor de los consejeros ejecutivos y otros directivos de la empresa, «como consecuencia de un plan de retribución en acciones ligado directamente a la admisión a cotización de la sociedad en Bolsa», estreno que tuvo lugar el 7 de mayo del pasado año.

101 MILLONES PARA 21 DIRECTIVOS.

En total, Talgo destinó un total de 101,7 millones de euros en acciones a un total de 21 directivos en el marco de esta paga extraordinaria.

En concreto, y según explica en su memora anual, el pago deriva de contratos firmados a finales de 2012 con dicho grupo de 21 directivos que incluían un plan de remuneración en acciones a largo plazo.

El plan estaba vinculado al cumplimiento de objetivos del plan de negocio de la empresa, a sus objetivos de crecimiento (fundamentalmente, la consecución de nuevos contratos) y a la permanencia de los directivos en el grupo.

Talgo explica que en 2015, tras materializarse la salida a Bolsa de la empresa, procedió a dar cumplimiento al plan. En concreto, compró títulos propios en Bolsa para repartir entre los directivos por 54,7 millones de euros y pagó las correspondientes retenciones a Hacienda por otros 47 millones de euros.

Respecto a la remuneración en metálico de los consejeros ejecutivos de Talgo, la empresa detalla que incluye un componente variable «fijado conforme a unos criterios revisados anualmente» sobre la evolución de la compañía a partir de su beneficio bruto de explotación (Ebitda), el margen bruto y la deuda financiera neta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído