Todo el Congreso pide al Gobierno subir el Salario Mínimo de forma «acompasada» a la evolución de la economía

El Pleno del Congreso ha aprobado este martes por unanimidad una proposición no de ley presentada de forma conjunta por Democracia y Libertad (DL) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) para pedir al Gobierno que suba el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de forma «acompasada» a la evolución de la economía y de la productividad.

El texto que finalmente ha salido adelante rebaja las expectativas iniciales de DL y ERC, que en su texto original reclamaban alcanzar los 1.000 euros mensuales de Salario Mínimo al finalizar la legislatura, para llegar más adelante al 60% del salario medio que establece la Carta Social Europea.

Sin embargo, la iniciativa que ha recibido luz verde de la Cámara Baja se limita a pedir un «calendario de incremento del Salario Mínimo acompasado a la evolución de la economía y productividad», siempre de acuerdo con las organizaciones sociales y con el objetivo de alcanzar «lo antes posible» los niveles fijados en la Carta Social Europea.

MODIFICAR SU METODO DE ACTUALIZACION

Sí se conserva en la propuesta un cambio pactado por DL y ERC relativo a la modificación del artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores para modificar el método de actualización anual del Salario Mínimo, que actualmente se revisa teniendo en cuenta el IPC, la productividad nacional, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general.

El portavoz de Empleo de DL en el Congreso, Carles Campuzano, ha advertido de que el empleo que se está creando «no tiene la calidad suficiente» y cuenta con salarios demasiado bajos, que generan el «riesgo de volver al modelo de crecimiento» de la burbuja y además «conducen a la pobreza a medio plazo» y «no permiten una recuperación robusta».

«Hoy, en plena recuperación, ese camino no tiene gran recorrido. Hoy toca dar un giro a esa dinámica», ha defendido Campuzano, negando que aumentar el Salario Mínimo sea incompatible con la creación de puestos de trabajo y afirmando además que contribuiría a resolver los problemas de sostenibilidad de la Seguridad Social, los problemas demográficos a futuro o las desigualdades sociales.

LUCHAR CONTRA LA DESIGUALDAD

Por su parte, su homólogo de ERC, Jordi Salvador, se ha preguntado quién puede vivir con el Salario Mínimo actual, que da lugar a que haya trabajadores pobres y que se suma al «régimen austericida» y los recortes de servicios públicos «impuestos» en los últimos años.

«Mantener el Salario Mínimo en estos términos es mantener la desigualdad y agudizar una situación que ya es insostenible. Los afectados no pueden esperar siquiera a formar gobierno. Si tenemos sensibilidad esta propuesta será de aplicación inmediata», ha exigido, rechazando la posibilidad de «complementar los salarios con subsidios o caridad» y recordando que subir los sueldos repercute positivamente en el conjunto de la economía.

Pedro Saura, portavoz económico del PSOE, ha afirmado que su grupo apoya «con pasión» la propuesta de ir hacia la Carta Social Europea, pero de forma «acompasada» con la evolución económica y con acuerdo con los agentes sociales. «Es una aspiración de la sociedad española», ha asegurado.

Además, ha recordado que la política de salario mínimo es fundamental para luchar contra la desigualdad ante la «novedad» del mundo actual de que «se crea empleo pero no se reducen las desigualdades». En este sentido, ha responsabilizado al Gobierno del PP de haber «incrementado la desigualdad» con todas sus políticas sociales, económicas, fiscales o sociales.

AVANZAR HACIA UN NUEVO MODELO

El portavoz de Empleo de Podemos, Alberto Rodríguez, ha ironizado con que sea DL –antigua CiU– la que presente esta propuesta después de ser responsable de «los recortes más duros e irresponsables» de la democracia en Cataluña, y ha recordado que en su región, Canarias, muchos trabajan «como animales» para no llegar ni a fin de mes.

«Por eso es tan importante que subamos este Salario Mínimo de vergüenza a los 800 euros en los dos primeros años de esta legislatura, y hasta los 900 euros en los siguientes, para acercarnos a la media europea», ha señalado, preguntándose si alguno de los diputados «tendrán la poca vergüenza de votar en contra (de la iniciativa) mientras ingresan todos los meses más de 4.000 euros de dinero público».

Por Compromís, Enric Bataller ha recordado que el Salario Mínimo apenas ha subido 13 euros en los últimos años, y se ha preguntado si es que sólo sirve para cubrir «vidas mínimas»; mientras que Marian Beitialarrangoitia, de Bildu, ha recordado que la Carta Social Europea es «clara» respecto del nivel del Salario Mínimo.

Sol Sánchez, de IU-Unidad Popular, ha lamentado que el texto original se haya visto rebajado para cosechar más apoyos parlamentarios y ha criticado que se tache de «razonable» el actual Salario Mínimo, de apenas 650 euros, cuando los diputados cobran complementos a sus sueldos de más de 1.000 euros por vivir fuera de Madrid, lo que supone reconocer que con esa cuantía no se puede vivir.

El portavoz de Empleo del PNV, Iñigo Barandiaran, ha coincidido en que es «necesario» aproximar el Salario Mínimo a la Carta Social Europea porque sólo así se podrá avanzar hacia un modelo económico que no se base en salarios bajos con el que el País Vasco podría querer converger.

SUBIDA SI, PERO NO BRUSCA

Matilde Asián, del PP, ha recordado que la política de contención salarial se comenzó a aplicar para ayudar a las pymes y que «ahora que se crea empleo» el «menor exceso de oferta» permitirá que los salarios se «vuelvan a equilibrar a un nivel más alto».

No obstante, ha mostrado la conformidad de su partido con «continuar elevando» el Salario Mínimo, siempre en línea con la coyuntura económica y el crecimiento de la productividad. Y, por eso, ha abogado por conseguir esta línea ascendente mediante reformas estructurales que beneficien al crecimiento y, con ello, a la creación de empleo. «Al revés, el camino es absolutamente imposible», ha advertido.

En la misma línea, el diputado de Ciudadanos Sergio del Campo ha afirmado que «el que los ciudadanos obtengan un salario digno» por su trabajo es una «prioridad» para su formación y por eso hace falta «subir el Salario Mínimo», aunque no de forma «brusca» sino «proporcionada a la situación económica y a la evolución de la productividad» para evitar efectos «adversos», «desincentivos» en el mercado o la «expulsión brusca» de trabajadores.

Además, ha advertido de que los millones de españoles que no cobran siquiera el Salario Mínimo porque sufren mucha precariedad y «entran y salen continuamente» del mercado no se soluciona con un incremento de este indicador, sino con un complemento salarial que garantice unos «ingresos vitales mínimos suficientes» como el que se incluye en el acuerdo entre Ciudadanos y PSOE.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído