Franquicias: una posibilidad de negocio muy a tener en cuenta

Franquicias: una posibilidad de negocio muy a tener en cuenta
Firma documento Pixabay

La franquicia es ya sin lugar a dudas el modelo de negocio con uno de los esquemas comerciales más difundidos y que ha gozado de mayor expansión al rededor del mundo en los últimos años. Este aumento exponencial se debe principalmente a tres factores: permiten un rápido crecimiento, suponen una disminución de riesgo y permite acceder a economías de escala, son algunos de los importantes beneficios de elegir este tipo de negocio.

A pesar de que requiere esfuerzo y no garantiza el éxito, las posibilidades de que se complique son mucho menores que frente a otras opciones. Alguna de las ventajas que puede suponer elegir la franquicia como modo de vida es la reducción de la incertidumbre, ya que se es propietario de un negocio acreditado y con resultados probados. Además garantiza una zona de exclusividad y el acceso a herramientas y programas de márketing y publicidad, así como acceso a investigación y desarrollo de nuevas metodologías y tecnologías incorporadas a las particularidades del negocio. Ser propietario de una franquicia incrementa notablemente el prestigio personal y profesional, al quedar involucrado en una red de negocios posicionada. Hay que tener en cuenta que esta decisión permitirá diversificar recursos y acceder a esquemas de autoempleo. Por último da paso a una inversión rentable y de bajo riesgo con posicionamiento en economías de escala.

En cualquier caso antes de decidir invertir en una posible franquicia hay que autoevaluarse como perfil de posible franquiciado y por el interés propio y afinidad con determinado sector de los negocios. Además es necesario realizar un profundo y detallado proceso de selección, analizando conceptos y repasando a fondo los aspectos legales, financieros, de soporte, y asistencia que ofrece cada una de las alternativas.

El primer paso es comprobar que las bases del negocio son sólidas revisando cuatro elementos fundamentales: el éxito comercial, la voluntad de crecer, la posibilidad de formarse y asumir lo que franquicia pueda necesitar y aportar, y conocer la franquiciabilidad del concepto. Después , se ha de preparar la empresa y el proyecto de franquicia, diseñando una estrategia, diferenciando el negocio, transmitiendo adecuadamente los conocimientos sobre su funcionamiento, proporcionando buenas condiciones e integrando nuevos franquiciados a la red. También resulta interesante informarse acerca de experiencias ajenas. Por ejemplo, si buscamos en internet opiniones de Mail Boxes Etc., como ejemplo de una franquicia imporatnte en el panorama actual, podemos ver comentarios positivos generalizados.

La correcta selección del franquiciado es esencial, implica elegir al inversor más adecuado para poder crecer como cadena, sobre todo si existe alguna carencia en conocimientos sobre el mercado en el que se pretende que se desarrolle la compañía. Además hay que saber manejar las aspiraciones de los aspirantes dejando que se impliquen en el proyecto en el que van a intervenir. La ubicación también debe ser estratégicas y bien pensada antes de abrir un nuevo local. Si además se ponen las vistas en una expansión internacional, hay que tener en cuenta la importancia de adaptar el valor añadido a las necesidades particulares del nuevo escenario.

En definitiva, las franquicias han demostrado ser un modelo de negocio fuerte que implica menor riesgo que otros independientes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído