Merlín Properties vende una parte residual de su cartera de 888 sucursales de BBVA

Merlín Properties ha activado a comienzos de este año la venta de una parte residual de la cartera de 888 sucursales bancarias alquiladas y ocupadas por BBVA con que cuenta la socimi, según informaron a Europa Press en fuentes del mercado.

La compañía que preside Ismael Clemente enmarca estas desinversiones en el normal proceso de rotación del negocio patrimonial, con el que pretende reducir ligeramente su exposición a estos activos, mejorar la calidad de su cartera y obtener recursos para reducir deuda.

En concreto, Merlín aborda la desinversión de algunas de estas sucursales a través de procesos que se realizan mediante banca privada y que se cierran con particulares, a quienes se vende la oficina con su correspondiente contrato de alquiler con la entidad bancaria.

La socimi plantea un precio para estos establecimientos que le permite lograr plusvalías, y cierra la venta en caso de recibir ofertas de particulares interesados en hacerse con los locales a dichos precios, según detallaron dichas fuentes.

Merlín aborda de nuevo ventas selectivas de estas sucursales una vez transcurridos tres años desde que Tree Inversiones Inmobiliarias, la sociedad a través de la que las ostenta, se convirtió en socimi. En esos tres años la firma hubiera tenido que tributar por el 100% de las plusvalías.

La socimi que cotiza en el Ibex tiene dentro de su cartera patrimonial un total de 888 sucursales y 5 edificios alquilados a BBVA con contrato a largo plazo, de treinta años para las sucursales y veinte para los edificios.

Estos activos, que suman una superficie de 375.000 metros cuadrados, está repartidos por 442 municipios de 49 provincias, si bien el 60% de se concentrada cinco regiones (Madrid, Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana y Castilla y León).

Merlín aborda la venta selectiva y a particulares de una parte residual de estas oficinas bancarias mientras actualmente también trabaja en rotar otros activos que considera no estratégicos, en esta caso procedentes de Testa, la filial de patrimonio comprada a Sacyr.

Se trata de un lote de 1.500 viviendas en alquiler, para la que Merlín Properties prevé lograr un socio antes de que acabe el año, y un conjunto de hoteles.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído