La estadounidense Bonhill abre en Barcelona su sede europea de compra de joyas de segunda mano

El Grupo Bonhill, que posee 180 joyerías de lujo de segunda mano en Estados Unidos, ha iniciado su expansión por Europa con la apertura de su sede europea en el Passeig de Gràcia de Barcelona, desde donde gestiona la compra de joyería de segunda mano y su distribución al mercado norteamericano, donde está ubicada la sede central de venta en Nueva York.

El vicepresidente de Bonhill, José Luis Alvira, ha explicado en una entrevista de Europa Press que la compañía ha escogido España para su desembarco en Europa porque «tiene una tradición joyera muy arraigada» y ha decidido empezar en Barcelona, donde ha invertido tres millones de euros.

Bonhill, que es experta en la compra de joyería, relojería y piedras preciosas, centrará su expansión europea en España durante los próximos dos años y también prevé entrar en otros países como Alemania, Suiza, Turquía, Grecia, Portugal y Reino Unido hasta 2020.

Bonhill, que cerró 2015 con una facturación global de 200 millones de euros, estima registrar 15 millones en ventas este año en España, y alcanzar los 50 millones en cinco años, unas cifras que pretende replicar en todos los centros europeos en el futuro.

La previsión anual de compra de piezas para cada país oscila entre las 5.000 y las 10.000 unidades, un volumen que puede aumentar según el país.

Alvira ha explicado que la central de compra española será la de Barcelona, pero la compañía firmará acuerdos con una treintena de joyerías de varias ciudades españolas para poder cubrir todo el territorio, y no descarta abrir también una central en Madrid dentro de dos años.

MAXIMA VALORACION

Su modelo se basa en captar al cliente privado que quiere desprenderse de joyas, relojes y piedras preciosas, a quienes ofrecen la «máxima valoración», ya que eliminan a los proveedores intermediarios para poder ofrecer un precio de compra más alto.

Según Alvira, la intención es mantener la venta sólo en Estados Unidos, por lo que en Europa sólo se abrirán centrales de compra.

Ha asegurado que Bonhill ofrece un servicio diferencial respecto a casas de subastas o tiendas de compra y venta de oro, ya que el objetivo es que «la experiencia de venta esté envuelta en el mismo lujo que la compra de una joya».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído