La pequeña banca especializada despunta en solvencia entre las entidades españolas

La pequeña banca especializada es la mejor posicionada en España según los ratios de solvencia de cierre de 2015, que son los que tendrán en cuenta los test de estrés europeos de finales de año que analizarán a los seis grandes bancos nacionales, mientras el resto siguen bajo la supervisión del Banco de España.

Según datos de las propias entidades, las asociaciones españolas de bancos y cajas (AEB y Ceca), la entidad mejor posicionada en el país es Banco Mediolanum, con 2.110 millones de activos y un 41,38% de Core Equity Tier 1 (CET1).

Le sigue Banco Cooperativo Español-Caja Rural, con un ratio de 20,39% y 17.440 millones de activos, seguido de Banca March, con una solvencia del 19,20% y 16.097 millones de activos, y Renta 4 con un 14,78% y 1.075 millones de activos.

Todas ellas comparten que están especializadas en un segmento concreto y que ninguna ha sufrido la exposición al riesgo inmobiliario al no apostar por las hipotecas durante el ‘boom’ anterior a la crisis.

De hecho, Banco Mediolanum tiene un peso reducido de créditos, aunque ahora está impulsando esta actividad, ya que su especialidad tradicional son los productos de inversión.

EXIGENCIAS CRECIENTES

El profesor de finanzas de Iese Jorge Soley ha explicado a Europa Press que las pequeñas entidades muy especializadas tienen su nicho de mercado, pero que las generalistas necesitarán fusionarse con otras más grandes porque sus balances no podrán afrontar las exigencias crecientes de solvencia que marca la regulación.

Desde el Instituto Español de Analistas Financieros (Ieaf), Javier Brun, de la gestora Solventis, ha hecho referencia a la nueva normativa contable que entrará en vigor en 2017 y que será más exigente en la contabilización de provisiones, lo que incidirá en los resultados de la banca.

En un contexto de tipos de interés negativos, los productos que actualmente persiguen las entidades financieras por su mayor rentabilidad son los que tienen también más riesgos por las exigencias normativas ante la morosidad: las hipotecas y los créditos al consumo.

Con todo, tanto Soley como Brun dan por seguro que la banca española superará los test de estrés de este año, aunque sin grandes holguras.

RIESGOS

Brun ha señalado riesgos pendientes como el de la posible anulación retroactiva de cláusulas suelo en las hipotecas, y Soley ha incidido en que, a su parecer, hay una «indigestión por los continuos cambios de regulación que nunca terminan» y que lastran la rentabilidad de la banca.

«Todas las medidas regulatorias en el sector financiero siempre tienen un efecto negativo en la cuenta de pérdidas y ganancias», ha subrayado Soley.

Por ello, Brun no ha descartado que haya más ampliaciones de capital en la banca española, ya que los reguladores, para evitar el riesgo sistémico, piden cada vez «un salvavidas mayor».

Las seis entidades españolas que serán analizadas por la UE a finales de año son Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Bankia y Popular, que en conjunto suman el 87% de los activos bancarios nacionales.

En el tercer trimestre recibirán una comunicación individualizada por parte del supervisor del nivel mínimo de CET 1 que deberá cumplir cada entidad, mientras que hasta ahora se exigía un 10% a todas por igual.

Bankia cerró el año 2015 con un ratio de solvencia del 13,89%, seguida por el Popular con un 13,11%, Caixabank (12,70%), Santander (12,55%), BBVA (12,09%) y Banco Sabadell (11,50%).

EVOLUCION RESPECTO A 2014

La mayoría de banca española ha mejorado sus niveles de solvencia respecto a 2014, y las entidades que los han disminuido ha sido en una pequeña proporción en el caso de la gran banca.

La caída ha sido mayor en el caso de las entidades más pequeñas, aunque los niveles de solvencia siguen siendo elevados: Banco Mediolanum (41,38% en 2015 sobre 44,55% en 2014), Banca March (19,2% sobre 19,60%) y Renta 4 Bank (14,78% sobre 17%).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído