La seguridad privada aumentó su facturación en España un 2,87% en 2015, hasta 3.481 millones

El sector de la seguridad privada en España facturó 3.481 millones de euros en 2015, un 2,87% más que en el ejercicio anterior, por lo que experimentó una «incipiente recuperación» el pasado año, según la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (Aproser).

La patronal ha destacado en un comunicado que este crecimiento, experimentado tras años de crisis en el sector, es «todavía menor que el porcentaje de crecimiento de la economía española en este mismo periodo».

De la facturación total, 2.159 millones de euros correspondieron al segmento de vigilancia, un 1,79% más que en el ejercicio anterior, mientras que el área de sistemas y alarmas facturó 1.026 millones de euros, con un incremento del 5,45%. La actividad de transporte de fondos alcanzó una facturación de 296 millones de euros, un 2,23% más.

La patronal prevé que, en un escenario estable, el cierre del ejercicio 2016 mejorará «levemente» las cifras de 2015, aunque reconoce que las diversas incertidumbres del entorno nacional e internacional «podrían tener una incidencia negativa en las cifras finales».

Por otra parte, a raíz de la información publicada por las empresas del sector, la patronal determina que los márgenes comerciales han seguido contrayéndose, dando lugar a una «nueva e importante disminución» en comparación con 2014.

La procedencia del negocio no presentó variaciones significativas en 2015 respecto a ejercicios precedentes, ya que el 17% correspondió al sector público, frente al 83% del sector privado. El 23% de la facturación de las Administraciones Públicas procedió del Estado, mientras que las comunidades autónomas aportaron el 17%, la Administración local el 10% y las empresas públicas el restante 50%.

Por segmentos de demanda en vigilancia, el sector de industria y energía representó un 17,9%, seguido del comercio, con un 16,1%. A continuación, las infraestructuras de transporte agruparon un 13,8% del total; las entidades financieras, un 12,5%; los servicios, un 12,3%; y la vigilancia en edificios e instalaciones de organismos públicos, un 8,5%. El resto se repartió entre los sectores residencial, de salud, educativo y otros.

Del total de 1.534 empresas de seguridad privada, 1.305 fueron habilitadas por el Ministerio del Interior, 197 por la Generalitat de Cataluña y 32 por el Gobierno Vasco. El 82% tienen menos de 50 trabajadores, lo que refleja la atomización del sector, según la patronal.

Los vigilantes de seguridad privada en activo son 78.200, un 3,4% más que el ejercicio precedente. De ellos, el 87% son hombres. La edad media del personal de seguridad es de 44 años, mientras que la del personal en estructura es de 42 años.

En el nivel de formación, predomina la FP y el Bachillerato, con un 47%, seguido de la enseñanza obligatoria con un 45%. Licenciados y diplomados representan un 4%.

La modalidad de contratación es, mayoritariamente, de carácter indefinido, con un 82%, y la rotación del personal se sitúa en un 15%, según datos de la patronal.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído