Camil Ros (UGT) rechaza el referéndum unilateral porque votarían sólo los favorables a la independencia

El secretario general de UGT de Catalunya, Camil Ros, ha rechazado la celebración de un referéndum unilateral de independencia (RUI) porque no contaría con la aceptación y la participación de todas las partes y, por tanto, supondría repetir una consulta similar a la del 9N.

«El referéndum tiene que ser de todos, y difícilmente sea de todos si es unilateral», ha argumentado Ros en una entrevista de Europa Press, y ha añadido que el derecho a decidir no debe ser de parte, aunque lo defienda más una parte que la otra, sino que una consulta de este tipo tiene que implicar también la participación de los favorables al ‘no’.

«Todo el mundo se tiene que sentir partícipe. No tiene que parecer que lo convocan los del ‘sí’ o del ‘no’ o del ‘quizás’. Este es el gran reto», ha sostenido, y ha remarcado que en Catalunya falta un debate profundo sobre los diferentes modelos de país propuestos por cada partido.

Ha afirmado que «el 9N ya pasó» y que fue un buen ejercicio para comprobar que el ‘sí’ a favor de la independencia tiene un grueso social importante, pero ha reiterado que un referéndum vinculante tiene que atraer todas las opciones políticas.

EL PSOE, «AGUANTANDO»

Sobre la situación política española, ha augurado que un Gobierno del PP provocaría movilizaciones porque supondría mantener las mismas políticas económicas, y ha asegurado que los sindicatos liderarán estas protestas, entre las que no destaca una huelga general a finales de este año o principios del siguiente para reclamar la derogación de la reforma laboral.

«Nosotros ya nos preocuparemos de movilizar a la ciudadanía desde el punto de vista social y laboral», ha alertado Ros, que ha afirmado que un Ejecutivo del PP sería muy inestable, porque no contaría con las mayorías necesarias en el Congreso.

Ros ha afirmado que es difícil imaginar que se lleguen a convocar unas terceras elecciones, aunque aplaudido que el PSOE «está aguantando bien», y ha criticado la estrategia del PP y C’s de presionar a los socialistas sin ofrecer ninguna negociación a cambio.

«El PP apela a que hay que tener una actitud de Estado, y yo creo que la mejor actitud de Estado en estos momentos es echar al PP, por una cuestión de higiene democrática y social», ha argumentado Ros, que ha defendido que los partidos de izquierda deben intentar un gobierno alternativo al de los populares si fracasan en la investidura.

Asimismo, Ros ha reprochado al PP la presión sobre el PSOE amenazando con convocar las elecciones el día de Navidad: «Utilizar a la ciudadanía para que nos cabreemos con otro porque no hace presidente a Rajoy es una chiquillada de muy mal gusto».

SALARIO MINIMO

Sobre la relación del sindicato con los consellers del Govern de Carles Puigdemont, ha afirmado que es buena, aunque aún no ha habido conversaciones concretas para «cambiar políticas», pero ha destacado, por ejemplo, la buena predisposición de la consellera de Trabajo, Dolors Bassa, para fijar un salario mínimo de mil euros en los ámbitos que tenga competencia.

«La batalla del salario mínimo de mil euros la tenemos ganada, pero ahora hay que materializarlo», ha señalado Ros, que ha explicado que la Generalitat debería marcar esta cantidad como sueldo mínimo para las empresas que contrate directamente y también a través de entes locales como ayuntamientos y consejos comarcales.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído