La OCU pide mejoras en los contadores inteligentes para que sean más útiles para los consumidores

La OCU ha indicado que los nuevos contadores inteligentes de luz presentan ventajas para los consumidores, pero ha pedido que se lleve a cabo una serie de mejoras para que resulten más útiles.

En primer lugar, la organización de consumidores considera que el usuario debe ser el titular de la información de su contador y tener acceso a la misma en tiempo real. En este caso, «lo ideal» para la OCU sería contar con una base de datos centralizada y accesible para entidades (no solamente comercializadoras) autorizadas por el usuario.

Mientras no esté disponible, las distribuidoras deberían armonizar la información mínima que el usuario recibe y facilitar el acceso a la misma.

Por otra parte, la OCU considera que los consumidores deberían tener la posibilidad de contratar potencias diferentes por tramos horarios como tienen actualmente las empresas o aprovechar, como ellas, la existencia de un maxímetro integrado en el contador.

Según la OCU, en general los nuevos contadores «exigen revisar y reformar las relaciones entre el consumidor, la distribuidora y comercializadora» ante las nuevas posibilidades que estos ofrecen.

La organización de consumidores indica, además, que los usuarios no cuentan con «información suficiente» sobre el procedimiento de sustitución de los antiguos contadores por los inteligentes. El Ministerio de Industria, Energía y Turismo obliga a que a finales de este año el porcentaje de nuevos contadores alcance el 70% del parque instalado.

DESAPARICION DE LAS ESTIMACIONES

No obstante, en opinión de la OCU, los nuevos contadores presentan ventajas, como que los consumidores pueden acceder a su consumo hora a hora en el área de cliente de su distribuidora, que desaparecen las facturas estimadas y que se reducen las pérdidas del sistema.

«Todavía son pocas las mejoras que los nuevos contadores inteligentes están provocando entre los consumidores», indica la OCU, que ha realizado un análisis de las nuevas tarifas indexadas o variables, anteriormente destinadas sólo a empresas, que han surgido a raíz de los nuevos contadores digitales.

Según concluye, la tarifa PVPC regulada por el Gobierno sigue siendo «una opción barata», aunque «no está exenta de las incertidumbres del mercado, ya que el precio varía hora a hora».

La OCU considera que con las nuevas tarifas se deberían reducir los márgenes de comercialización, ya que el riesgo lo asume el cliente, y que la publicidad de las mismas debería ser más transparente, pues se trata de tarifas complejas de entender para los consumidores.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído