La incineración, mucho más barata

¿Sabes cuánto cuesta el ataúd, el nicho, el tanatorio y el coche fúnebre?

Del presupuesto total que el español destina a un enterramiento, dedica alrededor de la mitad a los gastos del servicio funerario

¿Sabes cuánto cuesta el ataúd, el nicho, el tanatorio y el coche fúnebre?
Tumbas, muertos, cementerio. PD

El sector reclama una bajada del IVA del 21% actual al 8%

Ni en el último viaje se deja descansar al bolsillo.Morirse cuesta unos 3.600 euros de promedio en España, según el último informe de decesos establecido por Mapfre a partir de las pólizas de decesos.

Según explica Érika Montañés en ‘ABC‘ este 1 de noviembre de 2016, algo menos, de 3.200 a 3.500 euros, de acuerdo con la media que extrae la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Un desembolso que supone unas seis veces el salario mínimo interprofesional, que en España es de 655,20 euros mensuales.

Otra entidad de consumo, CECU, diagnosticó que recibir sepultura también supone un ejercicio de desigualdad, porque en Barcelona un entierro conlleva a las arcas familiares 6.441 euros de media, mientras que en la ciudad de Cuenca el montante se rebaja a 2.661 euros.

Hoy,Día de Todos los Santos, serán numerosas las personas que se acerquen a los camposantos de todo el país para colocar flores y recuerdos a sus parientes muertos.

E incluso ese gesto conlleva desembolsos muy dispares, a efectos económicos, en función del lugar escogido para dar sepultura al familiar y de una serie de factores que condicionan el importe final.

Del presupuesto total que el español destina a un enterramiento, dedica alrededor de la mitad a los gastos del servicio funerario y que incluyen desde la compra del féretro, al traslado del difunto y el velatorio, junto a otros servicios adicionales como la tanatoestética.

Los sepelios tienen un precio notablemente diferente entre los pueblos y las ciudades, estima la OCU, pero hay una serie de condicionantes que terminan por bascular el importe: la sepultura, las coronas de flores (entre 69,90 y 110 euros), el coche fúnebre tiene un coste adicional de 532 euros de media…

A estas cantidades hay que añadir las tasas fijas, como los gastos de gestión de los certificados de defunción, que rondan los 145 euros de promedio, mientras la tasa por la inhumación cuesta 175 euros de media, de acuerdo al mismo informe de la CECU.

El ataúd tiene un precio muy variable dependiendo del modelo y las calidades que se exijan. Según el estudio de la Confederación de Consumidores y Usuarios de Madrid (CECU), se pagan por él más de 750 euros de media. El nicho donde se alojará el féretro conlleva alquileres de 900 a 1.800 euros durante diez años. Existen municipios en España que no cobran por el depósito, mientras otros aperciben un solo pago a la familia y el descanso ya es eterno.

Un gasto al que no se renuncia en España es el del tanatorio. Su precio fluctúa de modo notable, ya que el sector funerario está en perpetua renovación y pone precios cada vez más competitivos, si bien el gasto medio no baja de los 620 euros de media. Nuestro país alberga a 2.405 tanatorios y velatorios, equipados con 7.000 salas para la última vigilia.

Según los datos facilitados por Unespa, la patronal de las compañías aseguradoras, en España existe una tradición familiar muy arraigada y es la de contratar un seguro de decesos para afrontar la despedida propia o la de un pariente cercano, «sin apreturas» económicas.

Las cuotas de los seguros dependen de los servicios contratados, que van, según comentan desde una de estas empresas, desde un servicio de apoyo psicológico a la familia para que supere el trance a la solicitud de pruebas genéticas al finado. Rondan los 12 euros al año. En nuestro país, el 53%de los fallecimientos que se producen al año son atendidos por compañías aseguradoras.

En el año 2015 murieron 422.276 personas en nuestro país, 26.446 más que el año anterior, conforme a las cifras recopiladas por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se podría decir que el negocio funerario tiene futuro, por cuanto solo el año pasado empleó a 9,77 personas por cada uno de los 1.157 fallecimientos diarios registrados.

La incineración, mucho más barata

El volumen de facturación del sector ascendió a 1.475 millones de euros el pasado ejercicio. Esta cifra está incluida en la «Radiografía del sector funerario 2015», que acaba de presentar la Federación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef).

Panasef, que representa a las 1.435 empresas del sector, aprovecha para reclamar que el 17% del coste de un funeral se destina al IVA. Este cargo tributario creció ostensiblemente en 2012 cuando los impuestos se elevaron del 8% al 21%.

Quizás sea el elevado dispendio que acarrea un enterramiento lo que hace aventurar al sector funerario que, si en la actualidad el 36,25% de los españoles optan por la incineración, siendo el país de Europa junto a Italia que menos lo hace, en diez años el porcentaje se elevará hasta un 60%. Una incineración cuesta entre 300 y 600 euros por término medio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído