Las ingenierías ven difícil volver a apostar por España ante el nuevo parón de obra pública en 2017

Las grandes empresas de ingeniería ven «difícil» que el día de mañana puedan volver a apostar por el mercado español, ante el nuevo ejercicio de parón de la inversión en la obra pública que se prevé en el país para 2017 por la exigencia de cumplir con el objetivo del déficit público.

«Tanta espera por la recuperación puede provocar que a las grandes firmas de ingeniería les resulte muy difícil apostar de nuevo por España en el mercado español y opten por trabajar casi exclusivamente en el exterior», advierte la patronal del sector Fidex.

De hecho, la asociación augura que «así sucederá» si, una vez que se recupere la inversión en el mercado doméstico, España sigue apostando por la ingeniería ‘low cost’, esto es, por adjudicar los proyectos priorizando su su precio y no su calidad.

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, auguró recientemente que el ejercicio 2017 será «complicado» para la inversión en infraestructuras, dada la necesidad de cumplir con el déficit público.

De esta forma, continuará la tendencia de descenso de la inversión en obra pública que ya en 2016 ha llevado a mínimos históricos tanto la licitación como la adjudicación de nuevos proyectos por parte de Fomento, fundamentalmente los relacionados con la Alta Velocidad.

Para Fidex, la contención de la inversión en obra pública constituye «la solución fácil e inmediata», además de «afectar a un sector productivo, el de la construcción, cada vez más demonizado».

DEMASIADA ESPERA.

«Las firmas de ingeniería han hecho enormes esfuerzos duante estos años para compensar el derrumbe del mercado español con una creciente salida al exterior, pero nunca han perdido la esperanza de que el mercado doméstico se recupere y volver a contar con una importante producción en el país», asegura el director general de Fidex, Fernando Argüello.

No obstante, «tanta espera, la constatación de que esa recuperación tardará aún un año más en comenzar, puede provocar que a las grandes ingenierías les resulte muy difícil volver a apostar de nuevo el día de mañana por España», añade el directivo.

Fidex considera «imprescindible» que la inversión pública en infraestructuras se eleve hasta representar un importe equivalente al 2% del PIB, un porcentaje similar al de otras grandes economías occidentales.

Para la patronal de ingeniería, no sólo es necesario «construir las infraestructuras aún pendientes, sino también abordar un eficiente plan de conservación de las que ya están en servicio».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído