El proceso judicial contra Mondragon por aportaciones voluntarias a Fagor y Edesa comienza la próxima semana

El proceso judicial iniciado por 900 antiguos cooperativistas contra la Corporación Mondragon, a la que exigen que les indemnice con más de 47 millones de euros por la pérdida de los ahorros que en forma de aportaciones voluntarias, préstamos mercantiles, préstamos especiales y reintegros pendientes en la cooperativa, tenían depositados en Fagor Electrodomésticos y Edesa, comienza la próxima semana con la celebración de la audiencia previa el próximo lunes en los juzgados de Bergara.

Los afectados, aglutinados en las asociaciones Ordaindu y Eskuratu, plantearon en diciembre del año 2015 una demanda acumulada en la que solicitan que se condene a Mondragon al pago de la citada cantidad porque entienden que «su actuación a lo largo de los dos años previos a la declaración de Concurso de Acreedores de Fagor Electrodomésticos y Edesa perjudicó de forma directa sus intereses como acreedores», según han recordado en un comunicado.

Concretamente, en la demanda interpuesta por los asociados de Ordaindu y Eskuratu se acusa a la Corporación Mondragón de transmitir a los antiguos socios trabajadores «mensajes tendentes a impedir que recuperaran el dinero» que habían dejado depositado en ambas cooperativas, principalmente en forma de aportaciones voluntarias, préstamos mercantiles, préstamos especiales y reintegros pendientes, tras su baja en ambas cooperativas.

Según han asegurado, en numerosas ocasiones la cooperativa trasladó al colectivo que la situación económica de Fagor y Edesa «no era negativa» y que ambas tenían un «futuro cierto».

Asimismo, los asociados han afirmado que los máximos responsables del conglomerado cooperativo con sede en Arrasate «dijeron en todo momento que la Corporación apoyaría económicamente a Fagor Electrodomésticos y Edesa y que no permitiría que desaparecieran».

«AHORROS DE TODA LA VIDA»

Los demandantes manifiestan que, en virtud de esos mensajes, decidieron mantener sus «ahorros de toda la vida» en las cooperativas, en lugar de «rescatarlos cuando la empresa todavía mantenía un patrimonio suficiente para hacer frente a todos los acreedores».

La demanda sugiere que la Corporación Mondragón, «primó su propio patrimonio sobre los legítimos intereses de los socios inactivos» que, con una antigüedad media de 40 años de trabajo, en las dos cooperativas, «confiaban plenamente en los ideales de intercooperación y solidaridad inculcados por la Corporación y que esta jamás les engañaría y abandonaría a su suerte».

Tras la celebración de la audiencia previa, la juez dará a conocer las fechas, posiblemente más de un día, en las que se celebrará la vista oral. Ordaindu y Eskuratu confían en que el juicio se lleve a cabo «lo antes posible», teniendo en cuenta que ya ha transcurrido más de un año desde que se presentó la demanda.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído