Prosegur y su filial de Cash captan financiación por 1.100 millones

Prosegur y su filial Prosegur Cash, que prepara su salida a Bolsa, han completado una operación de financiación sindicada por importe total de 1.100 millones de euros.

En un comunicado, Prosegur señala que la operación se planteó inicialmente para lograr una financiación de 1.000 millones de euros con posibilidad de ampliarla en 100 millones de euros en función de la demanda.

«Durante el proceso de sindicación, Prosegur ha registrado una elevada sobresuscripción, por lo que la compañía ha ejercido la opción de ampliación hasta alcanzar los 1.100 millones de euros», explica la empresa.

Con esta transacción, Prosegur logra los fondos oportunos para financiar las necesidades generales de negocio y adecuar su estructura financiera a los requerimientos del nuevo modelo organizativo implantado, conocido como ‘Un Grupo, Tres Negocios’.

La financiación se ha estructurado en tres tramos, el principal de ellos consistente en un préstamo de 600 millones de euros a tres años firmado por Prosegur Cash. Esta parte se aseguró en diciembre con seis entidades y ahora se ha sindicado entre varias.

Los recursos captados a través de este tramo suscrito por Prosegur Cash se emplearán para refinanciar deuda y amortizar el bono que Prosegur emitió en marzo de 2013 y que vence en 2018.

Los fondos del segundo tramo, también suscritos por Prosegur Cash y correspondientes a una línea de crédito por un importe de 300 millones de euros a cinco años, se destinarán a usos generales corporativos.

Por último, el tercer tramo es otra línea de crédito de 200 millones de euros a cinco años que Prosegur mantendrá en la matriz y que también se utilizarán para usos generales corporativos. Estas dos líneas de crédito sustituyen al anterior crédito sindicado de 400 millones de euros que Prosegur obtuvo en junio de 2014.

La empresa señala que la financiación se ha concretado de acuerdo a condiciones de mercado competitivas y acordes con las características de grado de inversión del que goza la compañía.

La deuda neta de Prosegur «se mantiene» estable, ya que los fondos obtenidos se dedicarán a la refinanciación de la deuda existente, indica la empresa.

Por su parte, Prosegur Cash avanza en esta operación en la conformación de su estructura de capital, con el objeto de situar su deuda neta en 1,4 veces el beneficio bruto de explotación (Ebitda), esto es, en 520 millones, según las estimaciones de la compañía.

Los bancos que han participado en la financiación son Banco Santander, Bankinter, BBVA, Citi, Goldman Sachs y HSBC en calidad de aseguradores, así como Banco Santander y Citi como coordinadores.

Las entidades participantes en la financiación han sido Abanca, Banco Popular, Banco Sabadell, Bankia, Bayern LB, Caixabank, Commerzbank, Deutsche Bank, ICBC, Kutxabank, Liberbank, Unicaja y Unicredit.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído