Cellnex evalúa la compra de 2.500 torres del operador suizo Sunrise

Cellnex Telecom está «evaluando» los planes del operador suizo Sunrise de vender unas 2.500 torres de telefonía móvil en el país, un paquete que los mercados valoran en unos 500 millones de marcos suizos (470 millones de euros), ha anunciado este viernes el consejero delegado de la compañía, Tobías Martínez.

En rueda de prensa para presentar los resultados de 2016, Martínez ha señalado que será un proceso competitivo –Sunrise desveló sus planes a finales de enero–, y que está en un estadio inicial: «No hemos tomado ninguna decisión».

Cellnex cuenta a febrero de 2017 con una capacidad de inversión de 1.800 millones de euros entre tesorería y líneas de financiación, y Martínez ha insistido en que los planes de crecimiento de la compañía siguen centrados en el sector de las torres de telecomunicaciones y en la internacionalización en Europa.

Ha argumentado que no es cuestión de tener un objetivo de número de países, sino de contar con un régimen jurídico estable y predecible porque sus inversiones son a más de 10 años vista: «Por eso digo Europa, si salimos de Europa, cuidado».

Ha agregado que no aspiran a estar en todos los países de Europa necesariamente: «Nunca entramos en un país sin identificar posibles proyectos futuros de crecimiento y consolidación», ha dicho; en 2016, Cellnex ha pasado de estar presente en dos países –España e Italia– a cinco –sumando Francia, Holanda y Reino Unido–.

«Vamos a seguir siendo proactivos en Europa buscando oportunidades de adquisición –en concursos competitivos o negociaciones privadas– y analizando proyectos con potencial de expansión y consolidación», ha expuesto, apostillando que serán selectivos.

Preguntado por el operador móvil galo Iliad, que ha entrado en el mercado italiano, ha reconocido que «ha pasado a ser un potencial cliente tanto en Italia como en Francia», pero ha señalado que todavía no tienen ningún acuerdo, y cuando lo tengan lo anunciarán.

En el caso del mercado británico, ha constatado que para Cellnex es atractivo con o sin Brexit por el sector en el que opera: «No estamos frenando nada por el Brexit, tenemos prudencia de sentido común y estamos pendientes pero no es el freno».

Respecto a Telxius, la filial de infraestructuras de Telefónica, ha incidido en que es una combinación de infraestructurtas inalámbricas y cable submarino, un perímetro que no encaja totalmente –ha dicho– con la estrategia de infraestructuras de Cellnex, centrada en comunicaciones inalámbricas, y tampoco les interesa porque no tendrían posibilidad de control accionarial según la estrategia de Telefónica: «Por eso nunca nos ha encajado, aunque parte de esos activos tendrían todo el sentido para nosotros».

También se ha mostrado taxativo respecto a un posible interés sobre Hispasat: «Sobre Hispasat no hay caso. Ni está en nuestros pensamientos ni está en nuestro proyecto».

ENDEUDAMIENTO

Después de que la deuda de Cellnex haya pasado de 927 millones de euros en 2015 a 1.499 en 2016, ha reivindicado que su estrategia es la de «desarrollar la máxima estructura financiera para transformarla en activos» aprovechando el bajo coste actual de la financiación.

«Es una ventaja el apalancarse para construir un proyecto industrial», ha aseverado, indicando que la compañía trata de anticiparse al previsible aumento de los tipos de interés que se producirá tarde o temprano porque los niveles actuales son históricamente bajos.

El director financiero de Cellnex, José Manuel Aisa, ha considerado que el nivel actual de ratio de deuda de 4,6 veces ebitda «es un nivel muy manejable» porque responde a un crecimiento en activos y porque la compañía tiene contratos firmados con clientes por valor de 12.000 millones de euros, un 51% más que en 2015, entre otros motivos.

Ha reconocido que la voluntad de la multinacional catalana de telecomunicacioes es situarse en una media de ratio de deuda de 4 veces ebitda, aunque han llegado hasta 6,5 veces si es como resultado de una operación que permite mayor velocidad de desapalancamiento y menor riesgo.

Cellnex ganó 40 millones de euros en 2016, un 16,6% menos que en 2015, cuando el beneficio fue de 48 millones, aunque Aisa ha explicado que en 2015 hubo un impacto contable extraordinario de 19 millones por un cambio de fiscalidad en Italia, que si no se tiene en cuenta supone un crecimiento del resultado del 38% en 2016.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído