S&P prevé que la demanda de datos y velocidad eleve los ingresos de las telecos, lastrados por la competencia

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) prevé que el aumento de la demanda de datos móviles y de más velocidad en las redes fijas impulse el crecimiento de los ingresos de las operadoras de telecomunicaciones a nivel mundial, que, sin embargo, se pueden ver lastrados por una intensa competencia y unas agresivas políticas de precios.

«Esperamos un leve crecimiento de media impulsado por un continuado crecimiento de la banda ancha de cable, la expansión de las redes de fibra y un mayor volumen de datos móviles», apunta S&P en un informe sobre el sector, en el que añade que en los mercado convergentes la venta cruzada de productos empaquetados continuará aumentando el ingreso medio por usuario (ARPU).

En este sentido, añade que ha comprobado que la oferta de productos empaquetados tiene una influencia «moderada» en la competencia, ya que incrementa la fidelidad de los clientes, reduce la tasas de churn (cancelación de clientes) y atenúa el impacto de la actividad promocional.

Sin embargo, añade que todos estos aspectos positivos se ven compensados por algunos de los desafíos a los que se enfrenta el sector, especialmente la intensa competencia, que podría empeorar sus previsiones. Además, espera que se mantengan tantos las agresivas políticas de precios como la tendencia de los consumidores de cancelar su suscripción de televisión por cable para consumir contenidos a través de la red (cord-cutting).

«La agresiva competencia, tanto entre operadoras y cableras como entre las propias operadoras, sigue siendo el principal riesgo para el sector, limitando los ingresos y provocando el churn, lo que requerirá grandes inversiones para mantener el mismo ritmo en calidad de red y contenidos que los competidores», agrega.

Asimismo, prevé una mayor presión por parte de los accionistas para incrementar los dividendos u otras medidas de retorno de la inversión tras varios años de debilidad, lo que podría lastrar la generación de flujo de caja. Este también puede verse afectado por la previsión de que la inversión se mantenga por encima de niveles históricos por las mejoras en las redes de 4G y el despliegue de fibra.

Por otro lado, S&P anticipa nuevos procesos de fusión y adquisición en mercados maduros como Estados Unidos para mejorar márgenes y lograr ahorros, algo que no prevé ocurra en Europa donde los reguladores bloquearán nuevas operaciones de estas características, salvo quizás en Francia o con transacciones que creen operadores convergentes, algo que de momento no presenta muchos incentivos para las compañías.

INGRESOS Y RATINGS ESTABLES.

Standard & Poor’s prevé que los ingresos de las empresas de telecomunicaciones se mantengan planos o crezcan ligeramente en 2017. En concreto, estima que en Estados Unidos registrarán un leve descenso, mientras que en Europa se mantendrán planos o caerán ligeramente, con algún margen de mejora derivado de la reducción de costes o las sinergias generadas por adquisiciones previas.

En el caso de América Latina, S&P cree que lo más probable es que los ingresos de las empresas del sector se mantengan estables, salvo en México, donde serán algo más débiles por la depreciación de sus divisas. En Asia Pacífico espera que el aumento del consumo de datos apoye un modesto crecimiento de los ingresos.

En este contexto, la agencia prevé que los ratings de las empresas del sector de las telecomunicaciones se mantengan apenas sin cambios en 2017, como refleja que un 77% de las perspectivas de sus calificaciones crediticias sean estables, cuatro puntos porcentuales más que el año anterior.

En concreto, remarca que Europa es la única región en la que las perspectivas positivas superan a las negativas. Además es la que más cantidad de ratings estables tiene, más del 80% del total, todo ello apoyado por una «leve recuperación continuada» de las empresas de telecomunicaciones.

Sin embargo, añade que existe cierta «fragilidad» en este escenario, ya que los balances de muchos operadores están «bajo presión» y, según recuerda, sus análisis crediticios anticipan una evolución positiva de las tendencias de mercado, lo que les dará un mayor margen financiero y les ayudará a aliviar la presión de la deuda.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído