Endesa se apunta un impacto negativo de 38 millones en 2016 por Garoña

Endesa se ha apuntado un impacto negativo por 38 millones de euros en sus cuentas del ejercicio 2016 para cubrir la parte que le corresponde de unas nuevas provisiones asumidas por Nuclenor relacionadas con la central nuclear de Santa María de Garoña.

En su informe anual de auditoría, Endesa explica que Nuclenor, participada en un 50% por la eléctrica, está analizando en su calidad de sociedad titular de la central las condiciones impuestas por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para el eventual reinicio de la actividad de Garoña.

Al margen de si el Gobierno autoriza finalmente la reapertura condicionada y de la decisión que tome ulteriormente Nuclenor, la sociedad titular de la central ha ido provisionando en los últimos años distintos importes para hacer frente al sobrecoste asociado a la situación en la que se encuentra la central.

Endesa explica que, si en 2015 se apuntó un impacto negativo de 58 millones para cubrir las provisiones de Nuclenor en proporción a su participación en esta sociedad, en 2016 el importe adicional ascendió a 38 millones.

En una conferencia con analistas para presentar los resultados del ejercicio, el consejero delegado de la compañía, José Bogas, señaló que la decisión de Nuclenor «se basará en los retornos que podría obtener con el precio del ‘pool’ esperado y las inversiones requeridas por el CSN».

Además, consideró que el informe del CSN es «muy positivo» porque, al margen de lo que se decida finalmente, muestra que «la vida de las nucleares puede ampliarse hasta los 60 años».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído