Bankia venderá carteras de activos problemáticos este ejercicio para liberar liquidez y conceder más créditos

Bankia continuará reduciendo los activos problemáticos a lo largo de este ejercicio de manera orgánica y mediante la venta de carteras con el fin de «liberar liquidez» y recursos para conceder nuevos créditos en segmentos estratégicos, como particulares, pymes y consumo.

El objetivo que persigue el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri para 2017 es consolidar el negocio para fortalecer su posición competitiva, mejorar en rentabilidad y crecer en el negocio más recurrente para generar capital de manera orgánica.

Por eso, una de las estrategias clave de la entidad será situar al cliente en el foco de gestión, reforzando los vínculos con él para aumentar la fidelización.

El banco continúa así con la senda emprendida hace años y que le ha llevado a eliminar las comisiones a todos los clientes con nómina, a los usuarios de la ‘Cuenta on’ y a los autónomos, una política que le ha permitido tener «clientes más satisfechos».

«La decisión de retirar las comisiones, con un impacto acotado en términos de resultados, ha tenido un efecto incluso mejor del esperado. El año pasado captamos más de 172.000 nuevas nóminas y subimos la cuota de mercado en tarjetas, en fondos de inversión y en las partidas de crédito que nos marcamos como prioridad: consumo y empresas», ha señalado recientemente Goirigolzarri.

Otras prioridades del banco para este ejercicio son continuar mejorando en rentabilidad y mantener el nivel de eficiencia «entre los mejores del sector financiero español», además de crecer en financiación al consumo, en pymes y autónomos «como vía para generar ingresos y mejorar los márgenes».

PLAN 2017-2019

Con el fin de alcanzar estas metas, Bankia ya está trabajando en un segundo plan estratégico 2017-2019 cuyo principal fin es mantener el liderazgo en eficiencia, la solidez del balance y la rentabilidad «dentro de los grandes bancos españoles», según consta en el informe de gestión de la entidad remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El banco no cuenta a día de hoy con una fecha prevista de presentación de las líneas que regirán este nuevo plan, pues está a la espera de conocer la decisión del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) sobre una posible fusión con BMN y pendiente de que se aclaren algunas dudas relativas a normativas de capital, entre otras cosas.

Pese a todo, Bankia está convencida de que encarará el nuevo plan partiendo de una posición financiera sólida, bien capitalizada y con capacidad de incrementar la solvencia de forma orgánica y recurrente, además de con un buen ratio de eficiencia y con un «notable» nivel de rentabilidad.

«Estas fortalezas serán fundamentales para que la entidad afronte un periodo que seguirá siendo complejo para el sector bancario por el entorno de bajos tipos de interés y la fuerte competencia entre entidades», señala el banco.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído