Indra impulsa el desarrollo de aeropuertos inteligentes y a medida del viajero en 160 países

La tecnología de Indra, que ya respalda la gestión de vuelos y pasajeros en 160 países, está impulsando el desarrollo de los nuevos aeropuertos, diseñados a la medida del viajero, ayudándoles a abordar el doble reto de transformarse en infraestructuras más inteligentes y de ofrecer mayor comodidad al viajero.

El número de viajeros crece a año a año, como refleja que más de 37 aeropuertos de todo el mundo reciben en la actualidad más de 40 millones de pasajeros al año, frente a los 16 de 2005. En consecuencia, los grandes aeropuertos compiten para que las aerolíneas fijen en ellos su base de operaciones, pero gestionar con precisión cientos de embarques y desembarques diarios exige disponer de la tecnología más avanzada.

«Todo se basa en la gestión de grandes volúmenes de datos para facilitar al personal del aeropuerto la información que necesitan, y a cada viajero, los datos actualizados sobre el estado de su vuelo», ha remarcado el experto en sistemas de Aeropuertos en Indra, Juan Francisco García.

Para gestionar el tránsito de pasajeros en sus terminales, los aeropuertos más avanzados están utilizando tecnologías Big Data, potentes bases de datos, sistemas de análisis de información y soluciones que permiten compartir información y tomar decisiones de forma colaborativa.

Desde el centro de control de la terminal del aeropuerto, se supervisan todos los procesos. Indra subraya que hay que asignar a cada vuelo un mostrador de facturación, supervisar la carga del equipaje, asignar una puerta de embarque, un equipo de seguridad, de limpieza, etc., por lo que «cualquier fallo equivale a sobrecostes y retrasos».

«La satisfacción del viajero no solo requiere disponer de sistemas que permitan planificar, sino también saber lo que ocurre en cada momento, y responder ante imprevistos en tiempo real, encontrando la mejor solución para cada caso», ha incidido el experto de aeropuertos de Indra.

ESPACIOS DE OCIO.

Por otro lado, la compañía afirma que, mientras se gestiona el vuelo, la espera del viajero debe ser agradable, lo que ha llevado a los aeropuertos a convertirse en «auténticos centros de ocio». Para ello, explotan comercialmente su espacio, cediéndoselo a las marcas comerciales más conocidas, que necesitan gestionarlo de forma eficiente.

«Se apoyan para ello en sistemas de información georreferenciados, que les permiten visualizar el estado en que se encuentra cada local, conocer la facturación de su alquiler, los recursos que consumen, etc.», ha detallado García.

Sin embargo, incide en que para que el pasajero pueda disfrutar de sus compras necesita despreocuparse del vuelo. «La tendencia es ofrecerle toda la información de su vuelo a través del móvil, respaldando la función de los tradicionales paneles y la megafonía», ha añadido.

En este contexto, las propias tiendas hacen a su vez un uso cada vez más intensivo de sensores, realidad virtual, robotización, aplicaciones móviles, impresión 3D y los pagos automáticos para mejorar el servicio y su vinculación emocional con el consumidor, creando espacios que ofrecen «una experiencia comercial totalmente nueva».

«Minsait, la unidad de negocio de Indra que da respuesta a los retos que plantea la transformación digital, está ayudando a la tienda tradicional a dar el salto a este nuevo modelo comercial», ha remarcado el experto de Indra.

REQUISITOS DE SEGURIDAD.

Sin embargo, todo el esfuerzo para asegurar la experiencia positiva del viajero choca con los requisitos de seguridad cada vez más estrictos en unos aeropuertos que se han convertido en ciudades inteligentes, un aspecto en el que la tecnología juega un papel clave.

«En Indra hemos sido pioneros en la implantación de sistemas automáticos de paso por frontera que están operativos en los principales aeropuertos españoles para validar el documento de identidad o pasaporte y contrastar la identidad del pasajero mediante su análisis biométrico» explican desde la compañía.

En esta línea, ha agregado que la transformación en la parte ‘aire’, de la que se responsabilizan los proveedores de navegación aérea, es aún más intensa. «En Europa se ha asumido que para pasar de los 10 millones de vuelos al año que se gestionan hoy a los casi 17 previstos para 2030 es necesario cambiar completamente la forma en que se vuela, modernizar completamente los sistemas que gestionan el tráfico», detalla.

Con este fin, Indra está desplegando en los principales centros de control del continente los sistemas de nueva generación que permitirán hacer frente a este reto. Países como Reino Unido, Alemania, España, Holanda, Noruega, Lituania y Polonia le han confiado la implantación de estos sistemas.

«Estamos poniendo en manos de los controladores aéreos nuevos sistemas que permiten calcular con mucha más antelación el tráfico que habrá en cada momento y que ofrecen libertad a los pilotos para escoger la ruta más corta, directa y rápida», ha explicado el experto de Indra.

Los beneficios que ofrecen estos nuevos sistemas «son mayor seguridad, puntualidad y capacidad para absorber más tráfico, todo ello reduciendo las emisiones de CO2 y los costes, que en último término se trasladan al viajero».

Indra ha desplegado más de 300 radares de vigilancia aérea, sistemas de gestión de tráfico aéreo en los principales centros y torres de control en todo el mundo y su tecnología de aterrizaje instrumental han guiado más de 100 millones de aterrizajes seguros en más de 1.200 pistas de todo el mundo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído