(Ampl.) OHL entra en pérdidas lastrada por los proyectos internacionales con problemas

OHL entró en pérdidas en 2016, cuando contabilizó ‘números rojos’ de 432 millones de euros, al recoger íntegramente el impacto de sus ‘legacy project’, el conjunto de obras internacionales en las que han surgido distintos problemas y sobrecostes, y por el efecto adverso de los tipos de cambio, según informó la compañía.

El grupo que preside Juan Villar-Mir se habría anotado un beneficio de 247,5 millones, cuatro veces más (+345%) que en 2015, en caso de descontar estos dos efectos.

En concreto, las cuentas de OHL de 2016 registran un impacto de 669,6 millones de euros al sanear por completo de los proyectos problemáticos, tras realizar un «análisis en profundidad» de estas obras.

El grupo asegura que estos contratos ya no afectarán a resultados de años posteriores, pero sí supondrán una salida de caja de 165 millones de euros en los dos proximos ejercicios, a razón de 64 millones este ejercicio y de 101 millones en 2018.

Entre la veintena de ‘legacy project’ figuran los hospitales que OHL construye en Qatar y Canadá, los metros de Doha y Toronto, o un viaducto de Kuwait, entre otros, y que representan alrededor del 6,2% de su cartera total de obras.

OHL no pudo amortiguar completamente el efecto de estos proyectos con las plusvalías de 330 millones logradas con las ventas de activos cerradas el pasado año. OHL realizó desinversiones por 1.590 millones de euros, entre ellas la participación en Abertis, un porcentaje de una autopista de México o parte del proyecto turístico de lujo de ‘Mayakobá’.

Estas desinversiones contribuyeron no obstante a reducir el endeudamiento del grupo. Al cierre de 2016, OHL presentaba un endeudamiento neto de 2.910,9 millones de euros, un 27,4% menos que un año antes, si bien la deuda corporativa se situó en 748 millones, casi el doble (+97,3%). No obstante, la deuda con recurso de la división de Concesiones se redujo un 73%, hasta los 451 millones.

IMPACTO EN EL EBITDA.

En el plano operativo, la compañía registró una cifra de negocio de 3.862,6 millones de euros, un 11,6% menos, afectada por la caída del negocio constructor, que aún aporta el 71,8% del total de ingresos, y los tipos de cambio y a pesar del crecimiento de concesiones.

OHL obtiene el 79,4% de sus ingresos del exterior, principalmente de Estados Unidos y Canadá, que generan el 33,8%, y de México (20,1%). España supone en 20,6% de la facturación.

De su lado, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se contrajo un 76,9%, hasta los 222,9 millones. Esta partida también recoge un impacto 520 millones por los ‘legacy project’.

Por áreas de negocio, la de construcción cayó un 14,6%, hasta 2.773 millones de euros, y generó un Ebitda negativo de 519 millones, al cargar 476 millones por los proyectos con problemas y el retraso en el inicio de algunos proyectos.

Asimismo, el negocio de construcción industrial se contrajo un 30,8%, hasta 243,6 millones por la finalización de proyectos y el retraso en el inicio de otros, y el área de negocios facturó 194 millones, un 2,4% menos. De su lado, la división de Concesiones es la única que creció, un 16,9%, hasta 520 millones, gracias a la mejora de los tráficos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído