Indra suministrará radares 3D al proveedor sueco de servicios de navegación aérea LFV por más de diez millones

Indra ha firmado un acuerdo marco con el proveedor de servicios de navegación aérea sueco Luftfartsverket (LFV) para suministrar radares secundarios y radares primarios 3D de largo alcance, que incluye un primer pedido con un volumen de contratación de más de diez millones de euros.

En un comunicado, Indra, que ya ha implantado más de 300 radares en todo el mundo, afirma que con el acuerdo con LFV «da un paso más» para introducir en el mercado de la gestión del tráfico aéreo el uso de radares 3D, unos sistemas que son capaces de ofrecer prestaciones adicionales, elevando la seguridad y permitiendo a los controladores disponer de una información más completa.

Los radares secundarios que Indra suministrará a LFV, que reforzarán la vigilancia y seguridad del tráfico aéreo de Suecia, incorporarán las últimas mejoras tecnológicas. Además, como parte del acuerdo, Indra suministrará servicios de mantenimiento a LFV para los próximos quince años asegurando la operación de los radares durante todo su ciclo de vida.

«El acuerdo con LFV impulsa el liderazgo de Indra en Europa, donde ya trabaja con los principales proveedores de servicios de navegación aérea», subraya Indra, que remarca que está liderando la modernización de los sistemas de nueva generación que están convirtiendo en una realidad el proyecto de contar con un cielo único en Europa.

Con cerca de 1.100 profesionales, LFV suministra servicios de navegación seguros, eficientes y respetuosos con el medio ambiente para aviación civil y militar en Suecia, habiendo gestionado 726.000 vuelos en 2016, un 2% más que el año anterior.

RADARES 3D

Indra explica que tradicionalmente los servicios de vigilancia aérea se apoyan en radares secundarios que interrogan a las aeronaves y recogen los datos que estas envían sobre su altura, posición, velocidad e identificación.

Esta vigilancia se refuerza en ciertas áreas con radares bidimensionales (2D), que son capaces de detectar aeronaves sin su cooperación, sin necesidad de que éstas envíen datos, pero que sin embargo no ofrecen información sobre la altura a la que vuelan.

Los radares 3D, como los que Indra suministrará a LFV, determinan la información de altitud sin colaboración de la aeronave. El aporte de esta información de altitud es de gran ayuda al controlador para separar las aeronaves en vuelo en distintas cotas y garantizar la máxima seguridad en la gestión de las operaciones, aún con aeronaves no colaborativas.

Asimismo, el empleo de la banda L de frecuencias, empleada por estos sistemas les permiten operar en las condiciones climatológicas más adversas, alcanzando una mayor distancia de detección y elevando la cobertura radar. Todo ello mejora la gestión de los vuelos, evita que se produzcan retrasos y que el mal tiempo provoque que algunas rutas no se puedan utilizar, congestionando las rutas alternativas.

La introducción de estos radares 3D en el mercado de la gestión del tráfico aéreo es consecuencia del continuo aumento del número de vuelos y la necesidad de detectar aeronaves en todas las condiciones. «La tendencia a utilizar cada vez más estos sistemas representa una importante oportunidad de negocio y ventaja competitiva para la compañía», agrega Indra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído