Laboral Kutxa aprueba las cuentas anuales de la entidad, que obtuvo 111,3 millones de beneficio en 2016

Los socios de Laboral Kutxa, congregados este sábado en el auditorio principal del Palacio de Congresos Europa de Vitoria, han aprobado por unanimidad las cuentas anuales de la entidad, que obtuvo en 2016 un beneficio de 111,3 millones de euros, así como su informe de gestión.

De cara al futuro, la cooperativa de crédito fundamentará su modelo de negocio en «una banca multicanal excelente» que integre la tecnología y los canales «con la relación personalizada», según han manifestado su presidente, Txomin García, y el director general, Julio Gallastegui.

Durante su intervención en la asamblea, Txomin García se ha mostrado satisfecho por los logros alcanzados en un ejercicio «marcado por una gran exigencia derivada de unos tipos de interés extremadamente bajos y continuos cambios regulatorios».

Según ha apuntado, pese a la «difícil coyuntura» el cumplimiento de los objetivos «ha sido muy elevado», de forma que Laboral Kutxa cerró el pasado año con 111,3 millones de beneficio después de impuestos, un 0,9% más que en 2015, lo que supone una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 7,20%, «lo que le sitúa en lugares de privilegio en el sector».

García ha defendido el «balance saneado», reflejo de «unas notables fortalezas apuntaladas en unos elevados niveles de solvencia» –CET1 fully loaded del 17,46%–, así como «una holgada situación de liquidez», con una LTD (loan to deposit) del 83% y «una de las más bajas morosidades del sector», establecida en el 5,82%.

Los recursos intermediados, ha recordado, ascendieron a 19.619 millones a cierre de 2016, y los saldos de inversión crediticia sumaron 13.433 millones de euros.

En este capítulo, García ha destacado el aumento de las formalizaciones de nuevos préstamos respecto al ejercicio anterior, un 24% en el caso de los préstamos con garantía hipotecaria, un 11,2% en el de los préstamos al consumo y un 10% en los préstamos con destino mercantil.

2017

En su intervención, Julio Gallastegui ha asegurado que tanto la economía de la Comunidad Autónoma Vasca como la de Navarra «siguen creciendo» y se encuentran «comparativamente en una mejor posición que los mercados de su entorno, apreciándose una reducción del ritmo de crecimiento y de creación de empleo».

En este coyuntura de «mejora económica» ha apuntado como «reto básico del sector bancario» la obtención de «márgenes suficientes», ya que no se prevé una variación en los tipos de interés.

A su juicio, Laboral Kutxa se encuentra en «una excelente posición competitiva» y «comprometida en dar la mejor respuesta a las necesidades financieras y de aseguramiento de las familias y de las empresas». Por ello, ha afirmado que «seguirá centrando el esfuerzo comercial en captar negocio de activo y acelerando la transición hacia un modelo de negocio multicanal, excelente en la integración de la tecnología y los canales, con la relación personalizada».

En lo relativo al negocio de seguros, «convertido ya en un elemento estratégico de la gestión y fuente importante de generación de ingresos», la cooperativa vasca de crédito continuará el desarrollo del «concepto de banca-seguros» como «elemento diferencial en toda la cadena de valor, que incluye el diseño del producto, la comercialización y la atención en el siniestro».

RETOS

Txomin García ha asegurado que Laboral Kutxa debe afrontar, en el futuro, los «cuatro retos principales a los que se enfrenta el sector financiero», los de la «reputación, rentabilidad, regulación y adaptación a los hábitos cambiantes de los clientes».

Según ha defendido, la reputación del sector «es de vital importancia para mantener la confianza del cliente en un momento en el que la vinculación es clave». En este sentido, el presidente de Laboral Kutxa ha citado el reciente estudio publicado por la consultora independiente STIGA, según el cual, los clientes sitúan a la entidad «en cabeza de los ranking de satisfacción y calidad de servicio».

En lo que respecta a la rentabilidad, considera que «la banca tiene ante sí el desafío de mejorarla al menos por encima del coste del capital». Además, ha recordado que en un contexto en el que el sector bancario estatal «apenas logró en 2016 una rentabilidad sobre recursos propios superior al 4%», Laboral Kutxa ha logrado mantenerse en los s últimos «años entre las entidades más rentables del sector», con un ROE del 7,20%».

También ha asegurado que Laboral Kutxa se halla «inmersa de pleno» en el «reto» del «cambiante y exigente entorno regulatorio», cierre de Basilea III, IRFS9, MREL, «que asimismo supone un gran esfuerzo formativo para toda la plantilla asociado a MIFID II».

Por último, ha aludido al «gran reto que supone el cambio de hábitos de los clientes», que «conlleva una apuesta por la gestión a través de los canales no presenciales», como internet, móvil y uso de cajeros, y que «propicia un proceso de mutación estratégico que se ve retroalimentado de forma permanente por una gran evolución de la tecnología».

Ante este panorama, el presidente de la entidad ha apostado por «un modelo híbrido compuesto por personas y tecnología», en el que Laboral Kutxa «ofrecerá una alta calidad en las relaciones virtuales con sus clientes» pero, por otro lado, «transformará su red de distribución tradicional para que sea el elemento diferencial en su estrategia omnicanal».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído