(Ampl.) La estiba responde mañana ‘in extremis’ a la propuesta de acuerdo del mediador

Los sindicatos de estibadores y la patronal Anesco darán finalmente mañana martes su respuesta a la propuesta de acuerdo sobre la reforma del sector que ha planteado el mediador de la negociación, el presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña.

La respuesta se aplaza un día, dado que inicialmente estaba anunciada para este lunes, y se dará ‘in extremis’, pues el plazo que el mediador dio a las partes para pronunciarse concluye a las 13.00 horas de este martes.

La Coordinadora de Trabajadores del Mar, CC.OO., UGT, CIG y USO y la asociación empresarial han optado por demorar hasta mañana su respuesta con el fin de seguir analizando el documento del mediador, que «no acaba de convencer» a los trabajadores, según indicaron a Europa Press en fuentes sindicales.

Además, Anesco y los sindicatos prevén emplear las próximas horas en intercambiarse impresiones y propuestas sobre los distintos puntos del documento que Marcos Peña les entregó a las 19.00 horas el pasado jueves.

La propuesta de mediación cuenta ya con la aceptación del Ministerio de Fomento, que dio el ‘sí’ al documento de Peña el mismo jueves apenas dos horas después de recibirlo.

La propuesta de Marcos Peña no insta a regular por ley la subrogación de los estibadores, principal reivindicación de los sindicatos y escollo fundamental de la negociación.

En este sentido, se limita a sugerir que «la formulación legal del principio de subrogación» que recoge el Estatuto de los trabajadores en su artículo 44 «se complemente y articule con fórmulas de subrogación convencional».

MANTENIMIENTO DEL EMPLEO.

No obstante, reconoce que la reforma del sector de carga y descarga de barcos en los puertos que plantea el Gobierno para adecuarlo a la normativa comunitaria y evitar una multa de la UE «supone un cambio de relieve suficiente para justificar la adopción de medidas laborales».

Así, defiende que su «aplicación exige una normativa transitoria que, dado que se mantiene la actividad, debe garantizar la continuidad en el empleo», una garantía que, después añade, «debe tener el instrumento legal que se considere suficiente».

Además del mantenimiento del empleo, Peña señala como «aspectos esenciales» del acuerdo, «contribuir a la mejora organizativa del sector respetando la legalidad vigente y comprometer la ayuda del Gobierno para minimizar el daño».

Así, asume casi en su integridad la parte del preacuerdo alcanzado entre empresas y sindicatos respecto a la mejora de competitividad de los puertos, que incluye la oferta de los estibadores de bajar un 10% el sueldo de quien cobre más de 2.230 euros al mes. De igual forma, recoge las ayudas de 120 millones de euros para prejubilaciones ofertadas por el Gobierno.

Marcos Peña culmina su labor como mediador del conflicto de la estiba reconociendo que «tras ocho reuniones y cuarenta horas de negociación» el acuerdo «global» es «imposible». No obstante, llama a Gobierno, sindicatos de estibadores y patronal a seguir negociando para buscar «un mínimo común denominador» y «llevar a un terreno común las distintas posiciones» sobre los referidos esenciales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído