Adif renuncia a su subvención pública de 585 millones en favor de Renfe

Adif ha propuesto renunciar a la subvención pública de 585 millones de euros que anualmente recibe del Estado para costear el correcto mantenimiento de la red ferroviaria convencional y ha pedido que este importe se destine a Renfe.

La compañía titular de la red ferroviaria considera que Renfe ya le abona el importe necesario para mantener la red mediante el canon o peaje que la operadora le paga para que sus trenes circulen por sus vías.

Adif indica que el referido importe que el Estado le paga cada año para el mantenimiento de las vías podría destinarse a atender el pago de la subvención pública que Renfe también recibe cada año, de unos 600 millones de euros.

Ello se traduciría en el correspondiente ahorro para las arcas públicas, o bien, la liberación de esos fondos para atender otros fines.

El Estado abona anualmente a Renfe dicha aportación de unos 600 millones para costear las líneas de transporte de viajeros en tren consideradas de servicio públicos, la mayor parte de las de Cercanías y de Merida Distantia convencional. Se trata de servicios deficitarios económicamente, pero rentables socialmente y que hay que mantener para garantizar la vertebración y la movilidad de los ciudadanos.

La renuncia de Adif a su subvención pública ha transcendido al publicar la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) el informe que ha realizado para valorarla, en la que la da su visto bueno.

La CNMC considera «más transparente» que Adif recupere el coste de mantener las vías convencionales con el peaje que le paga Renfe que a través de aportaciones presupuestarias.

La renuncia de Adif a favor de Renfe constituye un paso hacia la eventual integración de las dos compañías ferroviarias públicas en un ‘holding’ que actualmente analiza el Ministerio de Fomento.

MULTAS Y REBAJAS.

El mismo informe también revela que Adif Alta Velocidad articulará un sistema de multas y rebajas en los peajes que cobra a Renfe por cada tren que circula por su red AVE, con el fin de garantizar su máximo aprovechamiento y fomentar el transporte en tren.

La optimización y mayor uso de la infraestructura de Alta Velocidad y el consiguiente descuento en el peaje que Renfe paga a Adif (unos 500 millones de euros anuales) podría a su vez traducirse en una reducción del precio de los billetes que la operadora cobra a los viajeros.

En concreto, Adif prevé multar a Renfe cuando reserve un surco (‘slot’) en una de vía de Alta Velocidad y luego no lo explote correctamente. La sanción propuesta consiste en pagar dos veces el peaje de este surco. No obstante, la CNMC considera que se trata de una multa «excesiva».

Por contra, la empresa propietaria de la red AVE rebajará el peaje a los trenes AVE de Renfe cuando registren un incremento en el número de viajeros transportados superior al crecimiento medio esperado para el sector.

En este punto, el ‘superregulador’ insta a Adif a rebajar a la mitad su previsión de incremento de viajeros del AVE, el porcentaje de aumento de usuarios a partir del cual rebajaría el canon, desde el 3% que estima la empresa pública hasta un 1,4%.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído