El beneficio de los cinco grandes avanza en 2017 hasta 4.700 millones en España

La gran banca española nos fríe con el cobro de comisiones y por eso ganó un 30% más en 2017

Un filón para incrementar la cuenta de resultados, lastrada aún por la baja actividad crediticia y los tipos negativos

La gran banca española nos fríe con el cobro de comisiones y por eso ganó un 30% más en 2017
Banco, banqueros, dinero e hipotecas. PD

Las cuentas de los bancos mejoran por las menores provisiones y un control de gastos

La gran banca ha encontrado en el cobro de comisiones por venta de productos y servicios un filón para incrementar la cuenta de resultados, lastrada aún por la baja actividad crediticia y los tipos negativos.

La travesía en el desierto, a la que hacia referencia hace unos años el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, se ha alargado en el tiempo, aunque empieza a dejarse atrás por el sector ante unas mejores expectativas para los próximos años y ante el suculento botín de la comercialización de préstamos al consumo, tarjetas de crédito, seguros, planes de pensiones, fondos y tarifas especiales para los clientes con menor vinculación o aquellos que acuden a las sucursales para realizar las operaciones más habituales y sencillas.

Como subraya Fernando Tadeo en ‘El Economista‘ este 3 de febrero de 2018, los cinco mayores grupos financieros -Santander, CaixaBank, BBVA, Bankia y Sabadell- consiguieron elevar el año pasado los ingresos por comisiones un 9% por su negocio en España, hasta los 7.845 millones.

Esta cifra no incluye la parte correspondiente al Santander por la adquisición del Popular en junio. De tenerse en cuenta, el montante y el incremento serían aún más abultados.

La subida es significativa teniendo en cuenta que en 2016 esta partida decreció en torno a un 2%. Todos los bancos están convencidos de que es imprescindible cobrar por los servicios de valor añadido a los usuarios y que las comisiones cero sólo tienen cabida para aquellos más fieles y rentables, es decir, aquellos que tienen contratados varios productos (cuantos más mejor), y en especial la nómina o pensión.

El aumento de las comisiones, de 647 millones, representa más de la mitad del crecimiento de los beneficios que obtuvieron el año pasado las cinco entidades en nuestro país. Las ganancias alcanzaron los 4.684 millones, 1.091 millones o un 30,4% más que los doce meses anteriores.

Caída del margen de intereses

Estas cifras ponen de relieve la importancia que están teniendo las comisiones para el sector, que todavía padece los rigores de una política monetaria de estímulo que ha llevado el euribor a encadenar dos años en terreno negativo y, como consecuencia, a que los ingresos por créditos sigan descendiendo.

El margen por intereses de los cinco grandes del sistema español se redujo un 1,7%. Una caída también acusada por un decrecimiento del stock de crédito, a pesar de que las nuevas operaciones de financias están incrementándose al calor de la recuperación económica, debido a que las amortizaciones de las hipotecas son aún superiores a la firma de contratos y a que las empresas de mayor tamaño acuden al mercado.

En 2017 las cinco entidades mejoraron la partida de las comisiones, a diferencia de lo ocurrido en 2016, cuando sólo el Santander y el Sabadell lo lograron, pero aún hay diferencias sustanciales.

Las cifras publicadas esta semana ponen de manifiesto que el grupo que preside Ana Botín ha acelerado los ingresos por el cobro de productos y servicios, en parte por la estrategia de su Cuenta 1,2,3. En concreto, el Santander ha acrecentado un 16,1% esta partida, hasta los 2.067 millones. Si se incluye el Popular, la cuantía sube a 2.355 millones, superando así a CaixaBank, que hasta ahora era el grupo que más ingresos captaba por esta vía.

El banco catalán, uno de los más activos en la comercialización de seguros a través de sus filiales Adeslas y VidaCaixa, incrementó un 6,3% las comisiones, hasta 2.223 millones. El crecimiento en el Sabadell fue superior, de un 10,3%, hasta 1.128, y en BBVA y Bankia, de un 5,5% y un 4,9%, respectivamente.
Euribor y crédito

Las entidades confían en que el impacto del euribor y de la caída del stock empiece a ser neutro o limitado este año, una vez el BCE inicie la retirada de estímulos y la subida de tipos de interés, ahora en el 0%.

A finales de este ejercicio o principios del siguiente prevén que el margen de intereses vuelva a una tendencia positiva y contribuya a los ingresos. No será, eso sí, hasta 2019 cuando el crédito comience una senda alcista. La mayoría de los banqueros coincide en que el euribor, hoy instalado en el -0,189%, poco a poco irá recuperando el terreno perdido y el próximo año termine en una horquilla de entre el 0,3% y el 0,5% positivo.

Este cambio será sustancial, ya que las entidades se verán beneficiadas con un mayor margen. Bankia, una de las más castigadas por los tipos en negativos, calcula unos ingresos adicionales de entre 250 y 300 millones si la tasa de referencia para los préstamos variables asciende a dichas tasas.

Hasta entonces, los bancos seguirán exprimiendo el control de los costes como herramienta para mejorar las cuentas y la rentabilidad, además de las menores provisiones por morosidad.

De hecho, el resultado de 2017 se explica también por estos dos factores. Las insolvencias continúan en descenso y los costes operativos muestran una caída generalizada como consecuencia del cierre de sucursales y de la salida de personal (sin tener en cuenta absorciones como la de BMN por Bankia o el Popular por Santander).

Asimismo, el año pasado el sector se ha librado de realizar dotaciones extraordinarias para cubrir contingencias o litigios. En 2016, los cinco grandes tuvieron que hacer una hucha especial de 989 millones para devoluciones por las cláusulas suelo, después del varapalo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído