Conducta humana

¿Sabes por qué los empresarios suecos no presumen de sus éxitos ni exhiben sus riquezas?

Are, con una población de 5.000 habitantes, se ha convertido en un centro de innovación en Suecia

¿Sabes por qué los empresarios suecos no presumen de sus éxitos ni exhiben sus riquezas?
Ingvar Kamprad YT

Suecia es uno de los países más innovadores del mundo, pero tiene una cultural empresarial que desalienta el alarde de su éxito.

¿Esta humildad es una ayuda o un obstáculo cuando se trata de emprendimientos?

Nombres familiares como Spotify o Skype; líderes de los videojuegos como King (creadores de Candy Crush) y Mojang (creadores de Minecraft); y compañías de pago electrónico como iZettle y Klarna, han hecho de Suecia un centro clave para las nuevas tecnologías que están transformando la industria.

A pesar de tener solo 10 millones de habitantes, que viven en una tierra mayormente de selva virgen, en los años recientes el país nórdico creó más compañías multimillonarias per capita que cualquier otro lugar fuera de Silicon Valley.

En enero, Suecia ocupó el primer puesto del escalafón de países innovadores de Europa que publica Bloomberg.

El éxito de las empresas emergentes en Suecia está ligado a varios factores.

Tiene una fuerte estructura digital, mano de obra altamente calificada y una población del tamaño ideal para probar innovaciones.

Y para aquellos cuyas ideas no cogen vuelo, una fuerte red de bienestar social para volver a ponerlos de pie.

Pero desde la muerte Ingvar Kamprad, fundador de Ikea, y los obituarios resaltando su humildad y frugalidad, estos rasgos anclados firmemente en la cultura sueca han vuelto a captar la atención.

Observadores locales y globales se están preguntando acerca del rol que juegan estos valores en la definición de la próspera economía sueca, incluyendo su disruptiva escena tecnológica.

«Tratar de mantener el alarde en sus mínimos y encontrar consensos para que todos estén en la misma página», siguen siendo dos de las prácticas más extendidas en el ámbito laboral en Suecia, dice Lola Akinmade Akerstrom, una programadora que ahora trabaja como comentarista cultural, quien resaltó estos aspectos en su reciente libro «El secreto de Suecia para vivir bien».

Mientras el lenguaje en otros centros de innovación se enfoca en gerentes tipo estrellas de rock que lo pueden todo, en Suecia el negocio «se trata de trabajar todos juntos, asegurándose de que sus voces de escuchen de manera equitativa, de tal manera que juntos puedan alcanzar una solución óptima», dice.

Al menos una parte de esta cultura basada en el consenso tiene sus raíces en lo que los suecos llaman «Jantelagen» (La Ley de Jante), que toma su nombre de un pueblo llamado Jante, retratado en una novela del autor noruego danés Aksel Sandemose, en 1933.

Ahí se describe una tradición de siglos que desalienta las muestras de riqueza y éxito extravagantes. En otras palabras, nadie debe considerarse mejor que los demás.

«En el trabajo, Jantelagen crea un ambiente más colaborativo, en vez de uno competitivo, dice Akerstrom. «Trata de remover el estrés causado por la competencia o sentir que eres mejor que los demás».

Fuente original: BBC Mundo/Leer más

VÍDEO DESTACADO: El polémico anuncio de IKEA que genera la indignación de mujeres solteras en China

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído