Economía
Ana Botín, presidenta del Banco Santander. EP

El Banco Santander ha comunicado este 14 de mayo de 2019 a los representantes de los trabajadores que prevé reducir su plantilla en España en 3.700 personas con el cierre de 1.150 oficinas.

El ajuste se centrará en la red comercial para reducir su tamaño y evitar duplicidades tras la absorción del Banco Popular el pasado año. No obstante, la dirección de la empresa también ha planteado que afecte a los servicios centrales en la medida en que estos dan soporte a las oficinas.

Se trata del primer anuncio oficial que hace el banco a sus trabajadores sobre el recorte de plantilla, lo que da lugar a partir de ahora a una negociación entre las partes para estudiar las vías de salida de los empleados afectados.

Los sindicatos han pedido en esta reunión que se reduzca la cifra de salidas y se priorice su voluntariedad sobre los despidos forzosos.