Economía

¿Sabes por qué la compra de Rockefeller de la minera Anaconda Copper Company es probablemente el mejor negocio en la historia de Wall Street?

¿Sabes por qué la compra de Rockefeller de la minera Anaconda Copper Company es probablemente el mejor negocio en la historia de Wall Street?
Rockefeller RS

William Avery Rockefeller, Jr. (31 de mayo de 1841-24 de junio de 1922) fue un financiero estadounidense que co-fundó la Standard Oil con su hermano mayor, John Davison Rockefeller, según wp. Fue el segundo hijo del Sr, William Avery Rockefeller(1810-1906) y Eliza Davison (1813-1889) y miembro prominente de la familia Rockefeller.

No era que no tuvieran el dinero: Henry Rogers y William Rockefeller eran ricos industriales que habían hecho fortuna con el refinamiento del petróleo, según recoge BBC News Mundo.

Tampoco se trataba de uno de esos casos en los que las compañías se compran por nada o casi nada pues han perdido su valor: la Anaconda Copper Company era una próspera empresa minera estadounidense.

Sin embargo, Rogers y Rockefeller la adquirieron en 1899 sin poner un solo centavo de sus bolsillos, en lo que para algunos fue la mejor ejecución de compra de una empresa en la historia de Wall Street.

Anaconda Copper Company había sido fundada por un inmigrante irlandés, Marcus Daly, en 1880 con la ayuda de otros inversionistas, entre ellos George Hearst, padre del futuro magnate de la prensa William Randolph Hearst.

La compañía explotaba una rica vena de cobre en Montana y Daly construyó la primera fundición de cobre de Anaconda para procesar el mineral.

Por su parte, William Rockefeller cofundó junto a su hermano John la petrolera Standard Oil, que dirigía Henry Rogers. Ambos tenían también intereses en la industria del cobre y los ferrocarriles.

Los dos se juntaron para adquirir la compañía que había fundado Daly, sin gastar un solo dólar.

¿Cómo lo hicieron? Muy sencillo: dejando que el mercado de valores hiciera el trabajo sucio.

Situémonos en el Estados Unidos de la segunda mitad del siglo XIX.

Estamos en la época de los grandes barones: hombres como Jay Gould, Cornelius Vanderbilt, Andrew Carnegie o John Rockefeller (hermano de William) que se habían convertido en grandes magnates gracias a sus monopolios en el petróleo, la minería y el ferrocarril

Bueno, no solo gracias a eso, sino también a su habilidad para controlar -y manipular- los mercados financieros.

Cuando alguno de estos hombres de negocios anunciaba una nueva inversión, el público respondía con entusiasmo comprando acciones en la bolsa de valores…

Y el mejor ejemplo de ello es precisamente la compra de Anaconda Copper Company por parte de Rogers y Rockefeller.

Robert L. Heilbroner, autor del libro de 1953 The Worldly Philosophers, lo describió en 5 sencillos pasos:

Rogers y Rockefeller entregaron un cheque por valor de US$39 millones a Marcus Daly por las propiedades de Anaconda, con la condición de que lo depositara en el National City Bank y no lo tocara por un período determinado.
Luego, crearon la sociedad gestora Amalgamated Copper Company, con sus propios empleados como directores ficticios, e hicieron que Amalgamated comprara Anaconda, no por dinero en efectivo, sino por US$75 millones en acciones de Amalgamated que se imprimieron convenientemente para ese fin.
Paso seguido, Rogers y Rockefeller le pidieron prestado al National City Bank US$39 millones para cubrir el cheque que le habían dado a Marcus Daly, y como garantía de este préstamo, utilizaron los US$75 millones en acciones de Amalgamated.
Finalmente vendieron las acciones de Amalgamated en el mercado (tras haberlas promocionado a través de sus corredores de bolsa) por US$75 millones.
Con las ganancias, retiraron el préstamo de US$39 millones del National City Bank y se embolsaron los otros US$36 millones como beneficio en el trato.

¿Picardía? Para Heilbroner, esta operación involucró una «falta de honradez asombrosa».

«Los negocios, en esta era de baronía, eran negocios brutales y la moralidad podía ser vencida», escribe.

Estos barones de la riqueza no solo pisoteaban al público, sino que se hacían lo mismo entre ellos, señala Heilbroner, «y su comportamiento audaz y sin principios era menos una mezquindad calculada o una burla consciente de los ideales cristianos, que una energía desenfrenada que no conocía barreras de conciencia y amabilidad».

A principios del siglo XX, Anaconda empezó a comprar mineras extranjeras y en los años 20 adquirió la Chuquicamata, la mina más productiva del mundo situada en el norte de Chile.

Décadas más tarde, en 1971, el recién elegido presidente de Chile, Salvador Allende, expropió las minas de cobre de Anaconda en el país, debilitando financieramente a la compañía, que acabó siendo adquirida a finales de esa década por la petrolera Atlantic Richfield Company.

La adquisición de Anaconda Company, no obstante, siguió siendo una jugada maestra ejemplar de Wall Street.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído