¿O cuántos emprendedores pueden presumir de haber ganado dos millones de euros en pocos minutos solamente vendiendo fajas?

Kim Kardashian arrasa como empresaria

Kim Kardashian arrasa como empresaria
Kim Kardashian RS

Su éxito es innegable. El lanzamiento de la nueva aventura empresarial de Kim Kardashian ha sido todo un quebradero de cabeza para ella. Sobre todo después de que anunciara que esta firma de fajas revolucionarias que permite a las mujeres llevar vestidos ajustados sin renunciar a sus curvas se iba a llamar Kimono. Una decisión que provocó que miles de japoneses la acusaran de apropiación cultural, llegando incluso el alcalde de Kioto a pedirle oficialmente que por favor recapacitara y cambiara sus planes, según recoge el autor original de este artículo revistavanityfair y comparte Ivan Rastik para Periodista Digital.

A cualquier joven emprendedor eso le habría supuesto un mazazo financiero. Sobre todo porque cuando Kim fue consciente de la polémica ya había puesto en marcha la producción de las prendas e incluso había creado toda la campaña publicitaria para promocionarlas. Cambiar el nombre significaba perder una buena cantidad de dinero.

Pero si algo le sobra a ella son los dólares, así que antes de arriesgarse a algún boicot, la socialité recapacitó y pidió perdón en redes, dando las gracias “por las diferentes perspectivas” que le ofrecía el público y asegurando que sus “productos y marcas siempre están creados pensando siempre en ser inclusivos y diversos”.

Y una vez más, el tiempo ha demostrado que acertó con su decisión. No solo porque Skims, como se llama esta marca ahora, es mucho más acertada para el tipo de prendas que vende; sino porque hoy nada más salir a la venta todo el stock que había producido se ha agotado a la velocidad de la luz. Insistimos: todo.
Una euforia más propia de unas rebajas en un black friday que de un miércoles cualquiera de septiembre que ha hecho que en ese mínimo tiempo Kim se haya embolsado dos millones de dólares, tal y como afirma TMZ. Solo para ponerlo en perspectiva, su principal marca competidora, la famosa Spanx, facturó cuatro millones de dólares en su primer año de vida. Skims ya ha facturado el doble en solo unos minutos.

De nuevo esto prueba que aunque vendan una imagen frívola y algo naif las hermanas Kardashian tienen un talento especial para los negocios. Que sí, que tienen el escaparate perfecto para vender lo que quieran ya que están constantemente en los medios. Pero esa oportunidad hay que saber aprovecharla. Y no todas las famosas son capaces de ello.

Autor

Ivan Rastik

Iván Rastik, personaje ruso de origen pero español de vocación, es el gran experto erótico-festivo de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído