Con una máquina de churros podrás montar un negocio con bajos costes y alta rentabilidad

Churros
Churros Pixabay

¿Quién no se ha levantado una mañana con el antojo de desayunar churros? ¿O paseando por la calle le ha venido el olor de un puesto o tienda cercana? Los churros son uno de los productos estrella en nuestro país y son pocas las personas que no sienten predilección por ellos. Además sientan de maravilla a cualquier hora del día, aunque son perfectos sobre todo por la mañana temprano después de una buena feria o fiesta junto a un delicioso chocolate caliente. Para hacerlos solo son necesarios tres ingredientes (harina, agua y sal), una buena máquina de churros y tener dominio de la técnica de elaboración conseguir unos resultados óptimos.

Lo cierto es que los churros son una opción rentable y segura a la hora de planificar y montar un negocio, debido a sus bajos costes de elaboración y la alta demanda existente. Pero para levantar una churrería, es indispensable disponer del material y equipamiento idóneo para ello. Por ese motivo, hay que tener muy claro cuál será la máquina churros que más se adapte a la línea de negocios que se desee en este sector. Con línea de negocio nos referimos principalmente a cómo va a ir encaminada la churrería y las características que esta tendrá, incluyendo las variedades de churros que van a ponerse a la venta.

Una vez decidido todos los detalles, la búsqueda de una máquina de churros debe ser exhaustiva. Esta tiene que ser de excelentes acabados y calidad que ofrezca versatilidad y rendimiento a la hora de elaborar el producto. Las churreras que fabrica la empresa Inblan son una óptima opción al contar con un amplio catálogo de máquinas de churros de estilo industrial. Por lo general, estas churreras diseñadas para los profesionales del sector permiten realizarlos de todas las formas posibles desde churros rectos, de lazo, de porra, tejeringos hasta cohombros. Al comienzo es recomendable optar por aquellos con los que tengamos una mayor destreza.

Asimismo, y dado que el principal objetivo de montar un negocio como es una churrería es el captar al mayor número posible de clientes fieles, apostar por una máquina de churros manual será la alternativa más adecuada. Esta está diseñada para poder elaborar todo tipo de productos, simplemente cambiando la boquilla de la masa por otras dependiendo de la que se necesite en cada momento. Dispone también de un sistema de anti-retorno de presión de masa que facilita en gran medida el trabajo con la masa, además de producir hasta diez churros por corte. A todo ello se le añade un mecanismo de regulación de altura para fijar la posición más favorable para la elaboración del producto.

Cómo montar una churrería de alta rentabilidad

La maquinaria y el producto son las dos piezas claves de todo negocio de hostelería, pero es probable que ya existan varios establecimientos del mismo tipo. Por tanto, es imprescindible preparar un plan de negocio que permita diferenciar a la churrería del resto de la competencia. La calidad es algo a lo que hay que prestar especial atención, pues ayudará en gran medida a este cometido, tanto en los ingredientes como en la imagen del local. Es un aspecto que los consumidores tienden a reconocer de inmediato, lo que marcará de forma notable la fidelidad de la clientela que acuda y, por ende, el éxito cosechado por el negocio.

Aunque los churros son uno de esos alimentos que gustan a todo el mundo, innovar y preparar variedades distintas que mezclen diferentes sabores y texturas pondrá la mirada de los consumidores en tu negocio. Por eso es tan importante el tipo de churrera que se compre para el establecimiento, ya que debe esta debe ofrecer seguridad y rapidez para no hacer esperar a los clientes. Perfeccionar las recetas antes de exponerlas al público será útil para evitar críticas negativas que puedan afectar a la imagen de la churrería. La presentación de los churros repercutirá del mismo modo en la percepción que el publico adquiera, por lo que esta deberá estar cuidada al detalle.

Otro de los puntos de interés a la hora de montar una churrería es el tipo de establecimiento. Es decir, en estos casos es posible elegir entre un negocio portátil o uno fijo. La ubicación en cualquiera de los casos es primordial, por lo que es aconsejable hacer una exhaustiva investigación sobre cuáles son los puntos de la ciudad más acordes y rentables para el negocio. Lo ideal es alejarse de zonas donde haya negocios similares y buscar lugares de gran afluencia y tránsito, como zonas comerciales o de ocio nocturnas, para captar la atención de un mayor número de clientes. Para consolidarlos como clientes fieles ofrece un servicio excelente en todo momento.

Siguiendo estos pasos y teniendo las ideas claras es más que probable que consigas asentar un negocio a bajo coste que proporcione óptimos resultados. No obstante, si centrarse exclusivamente en los churros no es la idea que se tiene en mente, una buena solución podría ser combinar otras ideas de negocio hasta encontrar la que más se ajuste a los parámetros establecidos. Las oportunidades son infinitas y el éxito está asegurado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído