El auge de los centros de negocios y espacios coworking en Madrid

Espacio coworking
Espacio coworking Pixabay

Internet ha permitido flexibilizar los puestos de trabajo y que se tenga mayor autonomía para el desarrollo de las tareas. Además también ha promovido el aumento de emprendedores que deciden iniciar una actividad y aprovechan los múltiples centros de negocio en Madrid que existen.

Sí, porque se puede trabajar desde casa, pero para ello se tiene que contar con una gran disciplina para no estar en pijama todo el día y no distraerse con cualquiera de los objetos que nos rodean. Así que, los espacios flexibles se convierten en grandes aliados.

En este sentido. para cubrir la necesidad de estos emprendedores que buscan un  lugar para trabajar fuera de casa pero que no disponen de una gran presupuesto, van dirigidas las oficinas coworking donde conviven personas que se dedican a distintas actividades y que comparten techo.

Seguramente quien haya visto recientemente la película de “@buelos” tendrá bien presente en qué consisten estos espacios, normalmente ocupados por personas que tienen actividades que requieren de alguna manera de creatividad y buenas interrelaciones personales, ya que suelen ser bastante inspiradores y estimulantes.

Esta fórmula, sobre todo, ha crecido mucho en las grandes ciudades como Madrid donde, además, es fácil que los coworking se especialicen en un campo de actividad amplio donde surjan sinergias entre los distintos emprendedores.

Igualmente, según un estudio de Deskmap, este 2020 se estima que los coworkings crezcan un 195 % a nivel global, lo que hace pensar en todo lo que este mercado tiene todavía mucho recorrido.

Además, con toda la tendencia que existe al teletrabajo  – el Coronavirus ha podido ser un ejemplo de ensayo general –  es posible que las oficinas del futuro sean precisamente así, sin necesidad de hacer un desplazamiento a la empresa, si no, más bien, optar por un lugar que esté cercano a casa. No obstante, según diversas teorías, las compañías sí que mantendrán sus oficinas, ya que sirven, sobre todo, para generar espíritu de equipo y sentido de pertenencia a la marca.

En cualquier caso, no todos los espacios  flexibles son en espacios diáfanos. Existen muchas modalidades y se pueden encontrar despachos profesionales en un edificio a un módico precio muy competitivo, compartiendo gastos comunes, lo que consigue que siga siendo óptimo para los emprendedores.

Estas fórmulas son muy buenas, por ejemplo para los despachos de abogados o psicólogos  que están empezando y que requieren tener una cierta intimidad con los clientes.

En Madrid existe una amplia oferta, algunas también impulsadas por asociaciones o marcas que quieren estimular la creatividad dentro de su sector.

Madrid y Barcelona en España son las líderes, representado un crecimiento del 33 %. Cuenta con más metros cuadrados Madrid, con más de 250.000 m2 de espacio flexible – entre centros de negocio, coworking y  los modelos híbridos, mientras que Barcelona cuenta con 160.000 m2.

Así, un emprendedor puede informarse sin mucho problema de los precios de coworking o, si se tiene un largo recorrido, puede subir un escalafón e informarse sobre alquiler y venta de oficinas, montar su propio coworking y seguir generando participación, sinergias y enriquecimiento mutuo con las personas a las que incorpore a su espacio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído