El dueño de Inditex realizará a sus empleados test para detectar casos de coronavirus

Amancio Ortega y otros empresarios de postín rebasan al Gobierno Sánchez en la lucha contra el Covid-19

El Gobierno de España, a través del Ministerio de Sanidad, incapaz de encontrar pruebas fiables y encima pagando precios sobreelevados

Amancio Ortega y otros empresarios de postín rebasan al Gobierno Sánchez en la lucha contra el Covid-19
Amancio Ortega y Pedro Sánchez.

Le han vuelto a sorprender con los deberes sin hacer, pero conociendo al personaje era de esperar.

Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno de España que no se cansa de prometer de hacer tests y más tests para detectar casos de coronavirus, ve como los principales empresarios de la nación le vuelven a dejar en paños menores en algo tan esencial como la salud de los trabajadores

Amancio Ortega (Inditex) y toda una pléyade de responsables de grandes compañías españolas han decidido que no van a esperar a que se cumplan los anuncios propagandísticos del Palacio de La Moncloa y se han puesto manos a la obra para la adquisición de esas pruebas diagnósticas.

De hecho ya están en su poder y en pocos días van a comenzar a hacerlas entre sus empleados y además a un coste bastante razonable y con una fiabilidad contrastada.

Distribuidores, laboratorios médicos y empresas farmacéuticas, además de clínicas privadas, ofertan estos productos con total normalidad en el mercado a unos precios que van, en el caso de las pruebas PCR, de entre 100 y 140 euros, y en el caso de los test de anticuerpos se están ofreciendo, en algunos casos, kits de 20 test a 350 euros más IVA.

Además todo acorde a la ley. Estos empresarios no se están saltando ningún control y están informando puntualmente al Ministerio de Sanidad del material diagnóstico que han comprado. Todos los tests que se van a realizar han sido prescritos por un profesional sanitario.

La banca, el sector del automóvil, la industria y empresas medianas y grandes están ya haciendo estas pruebas a sus empleados. Seat anunció que haría tests a 15.000 empleados, al igual que las grandes empresas textiles y entidades financieras.

Inditex ha comenzado a hacer pruebas a parte de su plantilla. La compañía de Amancio Ortega está haciendo esos test bajo prescripción médica. El servicio médico de la compañía determina a qué trabajadores se les hace. En principio, se están realizando a empleados que hayan tenido contacto con algún contagiado, hayan tenido o presenten síntomas compatibles con la enfermedad o si ya la han superado.

La banca también ha diseñado una hoja de ruta de reincorporación que, en la mayoría de casos también contemplan hacer test a los trabajadores. Tres cuartas partes de lo mismo sucede con empresas de la automoción.

UN EJECUTIVO PARALIZADO POR LA MENTIRA

Lo cierto es que, tal y como reza el editorial del ABC de este 30 de abril de 2020, el Gobierno de Pedro Sánchez se ha visto atrapado en una nueva espiral de mentiras y encima en una cuestión tan sensible como la salud de los ciudadanos:

Han pasado ya casi cincuenta días con España en estado de alarma, y cuarenta desde que Pedro Sánchez se comprometió públicamente a realizar test masivos de detección del coronavirus. Pero todo ha sido una mentira compulsiva. Muchos otros países como Alemania, Corea, Portugal y Grecia lo hicieron mejor porque diseñaron a tiempo un mapa solvente de contagio.

Sánchez es el promotor de un engaño masivo diseñado a conciencia, y ni siquiera explica por qué España sigue siendo uno de los primeros países del mundo en fallecidos por millón de habitantes, o por qué hay casi 35.000 sanitarios contagiados. España sigue sin hacer 100.000 test a la semana; sigue recurriendo a empresas turbias para la contratación millonaria de pruebas inservibles; y sigue sin saber, dos meses después, quién está realmente contagiado y quién no. Mientras eso no ocurra, cualquier desescalada improvisada será un peligro.

Remacha el editorial asegurando que los empresarios ya tienen bien claro que es imposible, a la par que un riesgo, fiarse de Pedro Sánchez:

Sánchez nunca ha sido fiable y ha hecho de la mentira su manera de entender la política. Por eso, el empresariado no se fía de él, ni del modelo social-comunista que ha implantado. Al Gobierno no le preocupa la reactivación económica de España, sino imponer su verdad orwelliana y un nuevo modelo de poder autoritario patrocinado por Pablo Iglesias. Vivimos bajo el síndrome de una mentira, y cuanto más tiempo sigamos sometiéndonos a él, antes perderemos la democracia.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído