Material a un coste 66 veces mayor

Nos engañan como chinos: las batas del Gobierno compradas a los ‘amigos’ a precio de oro

La compra de material sanitario a China ha sido protagonista de diversas polémicas

Nos engañan como chinos: las batas del Gobierno compradas a los 'amigos' a precio de oro

Uno de los mayores fracasos del Gobierno en la gestión de la crisis sanitaria ha sido asumir el mando único por parte de Sanidad que se ha encargado de centralizar las compras de material sanitario para hacer frente a la pandemia.

La última polémica ha venido por la reciente compra de batas chinas desechables a un precio 66 veces mayor que las empresas españolas. Tal y como ha adelantado OkDiario, hay una gran diferencia de coste por unidad en los pedidos realizados a compañías españolas a diferencia de las chinas.

Hace un mes, el Ejecutivo cerró contratos para la adquisición de batas desechables con las empresas españolas Medline International Iberia SL y Suministros Hospitalarios SA. Además, el Gobierno realizó pedidos a las empresas chinas China National Instruments Import & Export Group Corporation y a Weihai Textile Group Import & Sport Co. Ltd.

En el caso de las empresas españolas los precios por unidad de las batas oscilaban entre los 0,2783 y 0,3263 euros, ambos precios son claramente más bajos que los proveedores chinos donde el precio por unidad oscila entre los 12,88 y los 18,50 dólares.

En medio de esta crisis sanitaria el Gobierno está recurriendo a intermediarios que están haciendo su agosto con la pandemia y se están aprovechando de la situación. El diputado del PP y médico José Ignacio Echániz, ha señalado que en lugar de recurrir «a empresas serias y expertas», Pedro Sánchez está recurriendo a «chiringuitos de amigos para que se llevasen comisiones millonarias en una sola operación».

Un largo historial de compras ‘chungas’

Desde que el Ejecutivo declarara el estado de alarma, el pasado 14 de marzo, la compra de material sanitario a China ha sido protagonista de diversas polémicas. Primero fueron los 640.000 test rápidos para detectar el virus que no resultaban fiables. Se trataban de pruebas con una sensibilidad del 30% cuando debían superar el 80% para ser efectivas. Después llegaron las 350.000 mascarillas defectuosas que han dejado a más de un millar de sanitarios en aislamiento. Y luego llegaron los hisopos para toma de muestras biológicas a una empresa sin empelados contratados.

El Ministerio de Sanidad adjudicó un contrato de 4,2 millones a un intermediario farmacéutico para proporcionar 700.000 bastoncillos. La empresa malagueña Value&Bro registró unas pérdidas de 318 euros el último año que declaró sus cuentas (2018), según el Registro Mercantil. En su último ejercicio contable disponible, 2018, facturó solo 4.300 euros. Su objeto social es «la actividad propia de los profesionales de la economía y la auditoría» y los orígenes se remontan a 2013 con 4.000 euros de capital social, su objeto era la gestión de concursos de acreedores. Al frente de la misma está una abogada, Eva Paola Martínez Ledesma, y la mercantil se denominó hasta el 23 de mayo de 2019 Administración Concursal.

Esta esa semana, Sanidad firmó una compra con Interpharma, una empresa de productos cosméticos como lociones anti piojos para la importación de 650.000 test por 17 millones de euros.

No hay que ser muy listo para saber que detrás de todo esto hay intereses.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído