Aspectos clave para detectar un buen ambiente de trabajo

Aspectos clave para detectar un buen ambiente de trabajo

A nadie le gusta trabajar en un ambiente negativo y en el que no está cómodo. No es que simplemente no sea agradable, sino que es difícil destacar, mantenerse motivado y pensar en un futuro en esa empresa. Según las estadísticas, solo el 12% de los trabajadores dejan su trabajo por más dinero ya que la mayoría lo deja debido a un alto nivel de infelicidad en sus trabajos actuales. En el momento que un trabajador se encuentra cómodo, prefiere un buen ambiente de trabajo antes que incorporarse a otra empresa donde el sueldo puede ser un poco mayor.

A muchas personas les cuesta detectar cuándo están en un mal ambiente de trabajo ya que están acostumbrados a vivir en una situación así y nunca han podido trabajar en una compañía que realmente les valora. De hecho, uno de los aspectos que más se valora en España es la estabilidad del trabajo, dejando a un lado la felicidad del empleado, con todas las consecuencias negativas que ello conlleva.

En este artículo, destacamos los dos aspectos principales que demuestran que es posible crear un buen ambiente de trabajo en el que un empleado se sienta correctamente valorado y cómodo para no cambiar de empleo.

Aprendizaje diario y jefe amable

En innumerables ocasiones, el jefe es una de las personas más odiadas de la oficina por su tiranía y falta de tacto a la hora de dar alguna indicación a sus empleados. Esto es muy común ya que muchas personas acaban dejando el trabajo debido a la relación tóxica que tienen con su jefe y cansados por vivir una situación así a diario.

Esto no es lo único que se debe valorar ya que el jefe debe tener un gran conocimiento sobre el sector en el que se trabaja y formar continuamente a sus empleados o habrá un punto en el que sientan que ya han aprendido todo lo que podían. En ese caso, algunas personas buscarán nuevas aventuras profesionales en una empresa distinta, estando seguros de que van a aprender más en otra compañía.

Cada vez es más común que las personas que gestionan grupos preparen presentaciones para formar a sus trabajadores ya que repercutirá positivamente en los resultados de la compañía. Sin embargo, parece que en España esta tendencia no la han adoptado las empresas de todos los sectores y se ha visto reflejada únicamente en las empresas tecnológicas.

Escuchar todas las opiniones

Como es normal, a ningún ser humano le gusta ser ignorado, pero es la sensación que se tiene en ciertas empresas cuando uno de los empleados ofrece su punto de vista o da una recomendación al jefe. La clave es que la compañía tenga instaurada una política en la que todas las voces tengan la misma importancia con el objetivo de mejorar lo máximo posible.

Es cuestión de tiempo que un empleado abandone la empresa si no se tienen en cuenta sus comentarios ya que su único objetivo es mejorar su estancia dentro de ella. Sin embargo, suele ocurrir que la cadena de mando se reduce a cuatro o cinco personas, mientras los numerosos empleados solo siguen órdenes para no ser despedidos.

Conclusión

Las empresas deben invertir más recursos en hacer que sus empleados estén contentos o estarán continuamente incorporando nuevas personas, lo que provoca que deban formarse de nuevo para lograr buenos resultados y seguir la metodología específica de la compañía. Las condiciones de trabajo deben ser buenas, pero también deben respetarse las dos pautas indicadas anteriormente.

En resumen, una persona que se siente valorada en su trabajo es feliz y provoca que los resultados sean superiores a los de un empleado que está incómodo y pensando en marcharse desde que reciba otra oferta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído