Grupo independiente valora positivamente la respuesta del BM a la crisis global

Grupo independiente valora positivamente la respuesta del BM a la crisis global
. EFE/Archivo

El Banco Mundial (BM) desembolsó más dinero que ninguna otra institución financiera internacional para luchar contra la crisis, según un nuevo informe independiente, que critica la respuesta algo «lenta» del organismo.

El estudio realizado por el Grupo de Evaluación Independiente (IEG), un órgano independiente que analiza el impacto de las políticas del BM, recuerda que el Banco Mundial desembolsó 80.600 millones de dólares durante los años 2009 y 2010 para ayudar a los países emergentes a capear la crisis.

El informe destaca la intervención del BM en países como México y Colombia, donde la ayuda prestó especial atención a proteger a los más vulnerables a través de redes sociales.

El informe del IEG muestra que el Banco Mundial persiguió tres objetivos fundamentales: respaldar a los más vulnerables, mantener las inversiones en infraestructura a largo plazo y respaldar el potencial para un crecimiento apoyado en el sector privado.

«La respuesta del Banco Mundial se ajustó a la naturaleza de la crisis que exigía una expansión fiscal para compensar la fuerte caída en los flujos de capital privados y comerciales», afirmó hoy en un comunicado Vinod Thomas, director del IEG

Según Thomas, la financiación del Banco Mundial y otros organismos internacionales evitó que la crisis global fuera peor.

Los desafíos pendientes, según el experto, son los actuales desequilibrios fiscales, los mayores niveles de deuda y los puntos débiles que se observan en el sector financiero.

El estudio detecta «notables» diferencias en la respuesta de las distintas divisiones del BM.

Y es que, mientras que el Banco Internacional para la Reconstrucción y Desarrollo (IBRD) aprobó de forma «sustancial» los préstamos, la división del organismo que se encarga de ayudar a las naciones más pobres del planeta (IDA) aumentó su financiación de forma «moderada».

«Aunque (el BM) respondió a la crisis con algo de lentitud, demostró estar preparado gracias a su conocimiento del impacto de la pobreza, el diálogo a largo plazo con las autoridades de los países y su habilidad para expandir el préstamo», señaló el IEG en un comunicado.

De cara al futuro, el grupo independiente consideró que el Banco Mundial necesita reforzar su capacidad de actuar con rapidez ante las crisis y mejorar las sinergias entre las distintas divisiones.

El informe destaca la importancia de que el Banco Mundial mantenga un diálogo activo con los países, que haga más hincapié en su trabajo analítico y que tenga una mayor versatilidad al utilizar instrumentos financieros para lidiar con las crisis.

La Corporación Financiera Internacional (IFC), el brazo privado del BM, necesita ver más allá de su cartera de préstamos y concentrarse en medidas efectivas para potenciar el desarrollo.

El estudio cree que otro gran desafío en el futuro será hacer frente a las mayores tasa de pobreza resultado de la crisis.

El BM estima que en 2009 hubo 50 millones más de personas en pobreza extrema, que viven con menos de 1,25 dólares diarios, a raíz de la crisis. Se espera que 64 millones adicionales caigan en esa categoría para finales de este año.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído