Fitch cree que comunidades y ayuntamientos suponen el «mayor riesgo» para la consolidación fiscal en España

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings considera que las comunidades autónomas y los gobiernos locales son «el mayor riesgo» al que se enfrenta la economía española para cumplir con sus objetivos de consolidación fiscal, y remarca que aportan «incertidumbre» al rendimiento final de las cuentas nacionales.

«Dada su significativa proporción en el presupuesto general y su relativa falta de transparencia y retraso a la hora de informar sobre su ejecución presupuestaria, este sector añade un grado de incertidumbre al rendimiento final del Gobierno general», incide Fitch en un informe sobre la deuda soberana en la eurozona.

Pese a todo, reconoce el «compromiso político» que existe en España con la consolidación fiscal, como demuestra que el Gobierno central haya superado los objetivos fiscales marcados para 2010 y haya mostrado su voluntad de adoptar medidas fiscales adicionales para cumplir la reducción de déficit marcada para 2011 en caso de que sea necesario.

En este sentido, la agencia de calificación crediticia señala que, aunque España entró en la crisis financiera con superávit público y un endeudamiento inferior al de otros países, su posición de fortaleza fiscal se ha deteriorado rápidamente.

Así, cree que las reformas estructurales mejorarán las perspectivas de crecimiento a medio plazo y la flexibilidad, aunque reconoce que el proceso de «desapalancamiento» del sector privado y la austeridad fiscal implicarán que la recuperación económica será «relativamente débil y frágil».

Respecto al sistema financiero, señala que, a pesar de que el núcleo del sector bancario, dominado por el Santander y el BBVA, es «relativamente fuerte», las preocupaciones por el coste potencial de recapitalizar y reestructurar las cajas de ahorros «pesa en el mercado» y en la evaluación del rating de España.

Así, advierte de que un coste de reestructuración del sector superior a los 23.000 millones de euros estimados por Fitch en julio de 2010 o un aumento del coste fiscal derivado de la recapitalización de las cajas tendría «implicaciones negativas» para la calificación soberana de España.

MAS MEDIDAS EN PORTUGAL.

Por otra parte, la agencia se muestra más critica con la recuperación de la economía portuguesa, que está «menos avanzada» que en otros países, como demuestra su aún elevado déficit por cuenta corriente y la elevada dependencia del sector bancario del apoyo del Banco Central Europeo.

En su opinión, es «bastante probable» que el Gobierno portugués se vea obligado a adoptar «medidas adicionales» para cumplir con el «ambicioso» objetivo de reducir el déficit presupuestario en 2011 hasta el 4,6% del PIB, aunque considera que la solvencia del país no corre peligro en el medio plazo gracias a su actual estrategia de consolidación.

Asimismo, advierte de que, pese a que la estrategia de financiación de Portugal está funcionando hasta la fecha, si la próxima cumbre de la Unión Europea decepciona a la hora de adoptar una «estrategia global» para hacer frente a la crisis de deuda soberana en la zona euro, el Gobierno podría ver como se cierra su acceso a los mercados, con implicaciones negativas para su calificación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído