El nuevo dracma se devaluaría pronto y se produciría una gran fuga de capitales

¿Y si Grecia saliera del euro?

Una coyuntura económica helena cada vez más comprometida

¿Y si Grecia saliera del euro?
Puñado de dracmas griegos anteriores al euro. PD

A pesar de que Grecia parece haber esquivado la amenaza inmediata de una cesación de pagos, se enfrenta a años de crisis económica y de lucha por reducir su deuda. En el país existe un creciente apoyo a la idea de regresar al dracma. Algunos líderes europeos, por otro lado, ya dijeron que el euro podría sobrevivir a la salida de Grecia.

La crisis de la Eurozona no es sólo cuestión de acuerdos políticos y altas finanzas. Es también cuestión de confianza en el dinero en los bolsillos de la gente.

El euro llegó para simbolizar un continente más unido y estable para los ciudadanos de la Eurozona. Pero si la moneda común empieza a fragmentarse, si un país o más de uno reintroducen monedas nacionales, todos los que usan el euro como moneda podrían verse afectados.

Y a medida que la austeridad muerde más profundo, pocos creen que la crisis se resuelva pronto.

¿PLAN B?

Últimamente se escucha un diálogo diferente, lleno de angustia, sobre lo que podría suceder si la Eurozona no se mantiene como está ahora.»He hablado de todo esto en cancillerías y en sedes de distintos poderes en toda Europa», explica David Marsh, experto en historia del euro y copresidente de un centro de estudios sobre banca central. Además, mantiene un cercano contacto con los principales actores económicos del euro.

Estoy convencido de que hay un Plan B; me han dicho que hay uno. Pero no sé qué es y no hay razón por la que alguien debiera pensar en darlo a conocer. Tiene que estar guardado en una caja fuerte.

¿POR QUÉ TANTO SECRETO?

Cuando hablamos de dinero, del efectivo en los bolsillos de la gente y en cuentas bancarias, la psicología acecha y el pánico siempre es una posibilidad.

En Grecia, ha habido una «discreta desbandada bancaria», explica el politólogo Aristotle Kallis. Y es que los griegos han ido sacando paulatinamente el dinero de sus cuentas enviándolo al extranjero.

«Todavía sienten que algo va a ir horriblemente mal, que Grecia se va a ir del euro o que será echada del euro», añade. Y temen «una devaluación de la nueva moneda y que todo el dinero sea convertido a ella».

DEVALUACIÓN RÁPIDA

¿Cómo reaccionarían los griegos ante la posibilidad de que su efectivo en euros sea cambiado por dracmas que se devalúan rápidamente?

A pesar de que el tipo de cambio inicial podría ser, digamos, un nuevo dracma por un euro, los economistas estiman una rápida devaluación de la nueva moneda en un 50%.

Dado que los controles de capital dentro de Grecia restringirían la posibilidad de los ciudadanos de convertir euros en la nueva moneda a la tasa más devaluada, aquellos que hayan estado acumulando viejos euros debajo de sus colchones probablemente se dirigirán a las fronteras.

Ante este tipo de situación, según Mark Crickett, los gobiernos coquetean con medidas como «sellar las fronteras para tratar de impedir el movimiento de divisas». Y esa interrupción del libre movimiento de bienes y personas podría cuestionar la pertenencia misma de un país a la Unión Europea.

Cualquiera de esas acciones de un gobierno también desataría el pánico en otros países de la Eurozona, ya que los ciudadanos podrían asumir que sus gobiernos seguirán el mismo camino.

Larry Hatheway, jefe de Estrategia del banco de inversiones UBS, es el coautor de uno de los más extensos estudios sobre lo que significaría una ruptura de la Eurozona.

«Imagine que es un ciudadano portugués y alguien entra a su oficina un día y dice: ¿Has escuchado la noticia de que Grecia acaba de dejar la Eurozona?», ejemplifica Hatheway.

«La respuesta lógica, me parece, sería considerar si seguir manteniendo tu patrimonio, tus activos, tu dinero… en Portugal», señala.

LO IMPENSABLE

Ahí es cuando aparecería el plan B de los líderes políticos, una especie de cortafuegos de compromiso financiero y político para prevenir el llamado efecto contagio.

Miles de personas podrían tratar de pasar euros a través de las fronteras y venderlos a cambio de nuevas monedas nacionales en rápida depreciación.

Una fuente que no quiere darse a conocer dijo que las autoridades en Alemania habían llegado a discutir la posibilidad de tener que rediseñar y reemplazar completamente el euro si se viese comprometido por irregularidades en su compra y venta.

El Frankfurter Allgemeine, uno de los diarios líderes de Alemania, recuerda cuando en la Guerra Fría el Bundesbank guardaba una partida completa de repuesto de la moneda de Alemania Occidental, el marco.

Lo hacía para el supuesto caso de que Alemania Oriental o la Unión Soviética lograran comprometer la circulación de la moneda con falsificaciones.

Si la Eurozona no puede mantenerse unida, el dinero en efectivo del continente podría regresar a un período de incertidumbre y la gente podría sentir en sus bolsillos las consecuencias de los fracasos de los políticos.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Javier Velasco-Arias

Javier Velasco-Arias, biblista y educador.

Lo más leído