Opinión PD / Manuel Llamas, Juan Ramón Rallo y Javier Ruiz

¿A las puertas de un ‘corralito’?

El Ejecutivo quiere prohibir el pago en efectivo de cantidades superiores a 2.500 euros

Mariano Rajoy ha anunciado el 11 de abril de 2012 que el Gobierno va a prohibir el pago en efectivo de cantidades superiores a 2.500 euros cuando en la transacción intervenga al menos un empresario. El jefe del Ejecutivo sostiene que es una medida para combatir el fraude fiscal. Casi de forma inmediata han saltado voces críticas, muchas de ellas incluso hablando de «corralito». Periodista Digital ha consultado sobre esta cuestión a tres analistas: los periodistas económicos Manuel Llamas, de Libremercado.com, y Javier Ruiz, y el economista Juan Ramón Rallo.

¿A LAS PUERTAS DE UN’ CORRALITO’?

Aunque la expresión ‘corralito’ se ha extendido rápidamente, los expertos no tienen tan claro que lo sea ni que implique de que estemos a la puertas de uno. Eso sí, al menos dos de ellos son críticos con la medida.

Para Juan Ramón Rallo:

Esta medida es, desde luego, un proceso de bancarización encubierta. Sí, es una manera de que la sociedad no saque el dinero del banco porque hay desconfianza en los bancos españoles. Prohibiendo los pagos en metálico eliminas a la competencia más eficaz de los bancos.

No tenemos por qué estar a las puertas de un corralito. Llevamos desde el último año sufriendo una importante fuga de capitales de España hacia otros países europeos. Desde luego la medida va encaminada a eso, a evitar que se produzca un corralito, pues la fuga de capitales es un primer síntoma de este fenómeno.

Esta medida no tendrá efecto sobre el fraude. Los empresarios seguirán defraudando, los que antes no cumplían la ley no tienen por qué cumplirla ahora. Y los mas perjudicados seremos los ciudadanos, los que siempre hemos cumplido la ley.

En opinión de Manuel Llamas:

Yo creo que no es lo mismo el corralito financiero que lo que ha puesto en marcha el Gobierno. El Gobierno lo que ha hecho es limitar el pago en efectivo por una cuantía superior a los 2.500 euros. Un corralito es la prohibición de sacar todo o parte del dinero del banco. Esto es limitar pagos en efectivo.

Tiene dos objetivos básicos: por un lado combatir el fraude fiscal en empresas y autónomos incendiando la emisión de facturas con el objetivo de hacer aflorar dinero negro. Esto se deberá llevar a cabo a través del sistema financiero. Tendrán que emplear tarjeta de crédito. El segundo objetivo sí tiene un cierto impacto indirecto en los bancos. Porque esto, evidentemente, va a incentivar que particulares y empresas conserven un remanente en sus cuentas bancarias para poder realizar determinados pagos superiores a esos 2.500 euros. Con lo cual de forma indirecta beneficia a la banca.

No es un corralito en sentido técnico.

Hasta cierto punto sí será una medida efectiva. Incentivará al menos a corto plazo que los autónomos hagan las facturas correspondientes. Obligatoriamente tendrán que realizar el pago a través del sistema financiero.

De todas formas su efectividad será muy limitada. Por mucho que se limite el pago en efectivo seguirá habiendo autónomos que no realizan facturas porque no hay forma de comprobarlo. Existen numerosos recursos para realizar pagos al margen de esta limitación.

Seguirán existiendo numerosos recursos para poder eludir la ley. También es obligatorio, por ejemplo, realizar factura por la prestación de un servicio y sin embargo no se hace.

Javier Ruiz tiene una visión más positiva:

Yo creo que es una medida para evitar el fraude fiscal, para tener un mayor control tributario. Hay dos vías ahora mismo de pago que permiten la erupción. Una es esta, la del pago con billetes de 500 o con cuantías que no van controladas por hacienda, y la segunda es al de los cheques al portador. Y esa segunda es la que yo creo que quiere limitar el gobierno este viernes, así que me parece que son simplemente más fórmulas de control y que no tienen por qué alarmar, ni alarmarse.

FACILIDAD PARA ESQUIVAR LA MEDIDA POR LOS DEFRAUDADORES

No está claro que la medida vaya a ser efectiva, y es posible que los defraudadores encuentren maneras de esquivarla. Algunas voces piden la supresión de los billetes de 200 y 500 euros, sin embargo, los analistas tampoco creen que esto fuera la panacea.

Para Rallo:

Para combatir el fraude lo que se necesita es eliminar los incentivos, que son  impuestos altos y regulación costosa y gravosa.

Dinero de alta denominación como los billetes de 200 y 500 es una forma de los ciudadanos de no recurrir a los bancos. No debería eliminarse para no vernos presa del sistema bancario.

Llamas sostiene:

Ambas medidas [tanto la limitación como la retirada de billetes] son puramente intervencionistas. Suponen aplastar libertades individuales. El Gobierno se mete hasta la cocina de particulares y autónomos hasta el punto. No tiene sentido que personas que ganan dinero legítimamente no tengan derecho a utilizarlo como mejor les convenga, sin obligación de acudir a banco o caja.

Es una invasión a los derechos individuales en toda regla. Ya no es cuestión de si la medida es más o menos efectiva. Yo creo que es totalmente inmoral.

La medida más efectiva que existe para combatir la economía sumergida es contar con una fiscalidad baja. Es un incentivo mucho más potente que regularizar las cuentas. Un autónomo no se arriesgaría a no emitir facturas si en España la fiscalidad fuera baja. Este tipo de problemas no existen en los llamados paraísos fiscales. Una fiscalidad baja incentivaría la circulación de dinero dentro del marco legal. Y a la larga el Estado recaudaría más.

En países muy intervencionistas  o directamente comunistas como Cuba por ejemplo el dinero negro es inmenso. Pese a las prohibiciones y limitaciones del Estado, al ciudadano de ese país no le queda más remedio que recurrir al mercado negro para cubrir sus necesidades.

Si España contara con fiscalidad atractiva, no habría incentivos para eludir la ley, que al fin y al cabo siempre tiene un riesgo, porque te pueden multar.

Ruiz también es contrario a retirar de circulación los billetes de mayor cuantía:

Es completamente arbitrario el que tú fijes billetes de 500, 200 o 100, al final el dinero se va a acabar refugiando en el mismo instrumento, que son los billetes. lo que hay que hacer no es retirarlos de la circulación, sino ampliar la supervisión, o la inspección. En eso creo que es lo que se está trabajando ahora mismo desde el ministerio.

Yo creo que el viernes vamos a ver un paquete de medida anti fraude bastante grueso y me da la sensación de que va más en esa otra dirección además que es la dirección correcta: la de controlar más, en lugar de retirar más. Retirar el dinero de la circulación, ahora mismo, en la situación en la que estamos no es la solución ideal.

CREDIBILIDAD DEL GOBIERNO A LA BAJA

Donde también coinciden los tres analistas es en considerar que el Ejecutivo de Rajoy está perdiendo credibilidad en materia económica.

Rallo sostiene:

El gobierno ya perdió todo su crédito cuando subió el impuesto sobre la renta en contra de su propio programa electoral. El resto de recortes del gasto, que en realidad han sido muy tímidos para la magnitud del déficit que tenemos…. Realmente son recortes necesarios. España está viviendo muy por encima de sus posibilidades, está viviendo de prestado y por tanto hay que recortar de todo lo que se pueda. El Gobierno solo está acometiendo recortes cosméticos, en realidad bajos e insuficientes al tiempo que impulsa subidas salvajes de impuestos para empresas y ciudadanos.

Para Llamas:

El gobierno sí está perdiendo credibilidad pero no por anunciar recortes sino porque se está quedando corto. Creo que los presupuestos no van a cumplir con objetivo de déficit público porque son muy optimistas en cuanto a incrementar ingresos vía recaudación de impuestos. La tarta del ajuste presupuestario está repartida así: 60% de ajuste mediante reducción de gastos y 40% mediante aumento de impuestos.

En una situación de recesión económica es casi imposible que el Gobierno logre incrementar ingresos públicos según lo previsto. Se prevé aumentar ingresos a través de la Administración Central por valor de 12.000 millones de euros y yo creo que se quedará muy por debajo de ese objetivo de 12.000.

El Gobierno no va a alcanzar el objetivo de déficit. La única forma de conseguirlo es reducir gasto público.

Según Ruiz:

Creo que está habiendo un recorte de libertades, pero no creo que ese recorte esté ocurriendo con el tema de hacienda. yo creo que hacienda no está recortando libertades. Aumentar la inspección y la vigilancia no es recortar libertades, y limitar operaciones en efectivo no significa limitar las operaciones, significa ofrecer otras alterativas de pago. Así que me da la sensación de que aquí no hay un recorte de libertades. En lo que está haciendo Hacienda no hay un recorte de libertades ninguno.

Otras cuestiones son los planteamientos que está teniendo no el partido popular, sino algunos sectores a al derecha del partido popular, que sí plantean, por ejemplo, un recorte del sistema autonómico, un recorte de los derechos de manifestación, un recorte de los derechos de huelga, un recorte de los derechos de libertad de expresión, eso sí se está planteando, pero insisto. A mi juicio yo creo que eso sí se está planteando a al derecha del gobierno, no en el gobierno sino más allá del gobierno. Y esto en cualquier caso, lo que hace hacienda, no es un recorte de libertades. lo que hace hacienda es un cambio en el control de la inspección. No tiene a mi juicio nada que ver. 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído