Tertulia PD / John Müller y Emilio González

John Müller y Emilio González: «El sector público no está para patrocinar ni asociaciones de vecinos ni carnavales»

"Mariano Rajoy tiene que ponerse manos a la obra si quiere cumplir ya con la reducción del 20% de las empresas públicas"

La situación económica en España no da para grandes alegrías. No todo es negro, tal y como apuntan en Periodista Digital dos acreditados periodistas económicos como John Müller y Emilio González, pero está claro que toca ponerse ya manos a la obra y no derrochar un solo euro en aspectos superfluos.

DESCENSO DEL PARO EN JUNIO

Emilio González:

«En principio es un dato bueno, ya que hemos estado acostumbrados a que en los meses anteriores las cifras de aumento del paro eran incluso superiores a las de las series históricas. No obstante, hay que introducir una matización. Uno de los elementos que explican la caída del paro es el inicio de la temporada alta en el sector turístico y además influido también porque en los meses anteriores se habían producido menos contrataciones, ya que el sector también estaba atravesando unos momento difíciles por la crisis de Europa. Las reservas para este año de Alemania y del Reino Unido, los principales emisores de turistas hacia España y que han mejorado sus previsiones, permite recuperar los niveles de empleo propios del verano. Son cifras buenas porque venimos de una situación bastante peor de lo que estábamos acostumbrados».

John Müller:

«Efectivamente, el dato es bueno. Obviamente responde a condiciones estacionales porque entramos en el verano y el sector turístico está contratando más. Ahora bien, no lancemos las campanas al vuelo y debemos ser prudentes. De hecho, alguien del Gobierno ya ha dicho que no se hable ni de brotes verdes ni de rayos de sol porque también ya hay que ha lanzado el mensaje de que ya está operando la reforma laboral y ésta sólo lleva en vigor una semana. Sí, es verdad que esta reforma está operando, pero de aquella manera porque aún falta usar mucho más todos los resortes que ofrece la misma».

«El Gobierno insiste en que se recurra más a la flexibilidad a la hora de negociar los salarios en vez de recurrir al despido inmediatamente como ajuste de costes y creo que aún no se han explorado todas las posibilidades que tiene esta reforma para el sector empresarial. Por otra parte, creo que vamos a tener un segundo semestre muy complicado porque tiene que empezar ya la reducción del aparato paraestatal empresarial público. Mariano Rajoy anunció que se va a reducir en un 20% el número de las empresas públicas en este curso y creo que ya va en ese sentido algo retrasado. Tienen que aplicarse a la tarea, aunque eso pueda llevar una destrucción de empleo público importante».

Emilio González:

«De todas maneras, conviene no ser alarmistas. Esto no son aquellas cifras de destrucción de empleo de los años 2008 y 2009 cuando no se hacía nada para enfrentar la crisis. En este caso, esos ajustes son necesarios para que el año que viene podamos empezar a crecer y testar la validez de la reforma laboral para crear puestos de trabajo».

John Müller:

«Creo que la reforma laboral, sin ser óptima, tiene cosas buenas y me parece la más profundas de las reformas que ha hecho este Gobierno respecto de la reforma del sistema financiero o del planteamiento al sistema de estabilidad presupuestaria. Ahora bien, tenemos que aprender a aplicar y a utilizar esa reforma. En este país somos especialistas en redactar maravillosas leyes y normas, pero luego no nos preocupamos de la implantación de la norma. Nunca hacemos un entrenamiento en los sectores implicados para que sepan aplicar esa norma. Se que el Gobierno estaba preocupado porque vio como se dispararon el número de expedientes de regulación de empleo, pero una vez que ha pasado ese primer entusiasmo empresarial por recurrir al ERE, ahora a ver si empezamos a utilizar los mecanismos de la flexibilidad de la negociación interna que tienen las empresas para que se ajusten los costes y que el despido sea la última vía antes de proceder al ajuste por vía salarial o las condiciones laborales».

«Tenemos la suerte de que son varias las fuerzas que están operando en este mercado. El estímulo de esta reforma laboral nos va a permitir afrontar con muchas más garantías la reforma financiera, donde se va a producir destrucción de empleo, y la reforma del sector público y territorial, donde también se va a producir una destrucción de empleo».

LA PREVISIBILIDAD DE RAJOY

John Müller:

«Creo que fue un efecto colateral del intento del señor Rajoy de justificar algunas decisiones que dijo que no iba a adoptar durante la campaña electoral. Buscando una justificación a eso y engrandeciendo el envite diciendo que tuvo que tomar las decisiones que fueran necesarias por el bien de España pues el subordinó su previsibilidad y eso nos situó en un ámbito en el que hubo unas semanas en la que los españoles pensábamos que podíamos esperar cualquier cosa de los Consejos de Ministros de los viernes porque habíamos perdido precisamente esa previsibilidad, que creo que es un gran activo que Rajoy supo explotar muy bien cuando estaba en la oposición y en contra del PSOE que lo que pretendía de alguna manera era menoscabarle o utilizar esa previsibilidad de manera peyorativa. Al perder esa previsibilidad, eso tiene un efecto económico y cuando un gobernante empieza a ser imprevisible ese o genera un factor de desconfianza».

Emilio González:

«Hay que tener en cuenta dos aspectos. El primero es que cuando el PP presentó su programa electoral y sus propuestas de campaña no estaba en el poder y, por tanto, no sabía con qué se iba a encontrar. Desde luego, no sabía que se iba a encontrar con un sistema financiero tan deteriorado, con la actitud del Banco de España de ocultar la verdad a través de fusiones que han agravado los problemas en lugar de que estos aflorasen y así adoptar las soluciones precisas. Además, porque la situación presupuestaria tanto del Estado como de las autonomías estaba peor de lo que se conocía. Por eso, la previsibilidad de Rajoy tuvo que dar paso a las medidas de emergencia. Lo que ocurre es que también se vio afectado por el calendario electoral, el aplazar decisiones importantes hasta que pasaran las elecciones andaluzas cuando el discurso del año pasado era la urgencia de adelantar las elecciones generales precisamente para tomar medidas. Eso dejo bastante descolocada tanto a la Unión Europea como a los mercados».

«Transcurridas las elecciones andaluzas y se presentaron los presupuestos también se produjo un momento de decepción porque se pensaba que el presupuesto iba a tener otro tipo de contenidos, sobre todo por el lado de los ingresos que se por donde se generan las dudas. A partir de ahí empezaron los problemas con la prima de riesgo y desde ese momento el Gobierno parece que ha estado esta embarcado en un ejercicio de improvisación permanente a falta de un programa estratégico de medio y largo plazo. Esperemos que tras el acuerdo del pasado viernes en Bruselas el Gobierno empiece a aplicar ese programa previsible anunciando las medidas en tiempo y forma, no anunciando simplemente reformas, pero no sabiendo cuándo se van a hacer ni cuándo van a entrar en vigor».

DÓNDE Y CÓMO RECORTAR

Emilio González:

«La Administración pública se debe modernizar. El sector público no está para patrocinar asociaciones de vecinos. Podemos mantener nuestro Estado de Bienestar intacto. Se desaprovecha muchísimo la capacidad del Tribunal de Cuentas para saber dónde hay que recortar y cómo gastar de forma eficiente. Ellos saben perfectamente lo que hay que hacer antes de tener que hablar de tasas universitarias o copagos. Si la subida de las tasas universitarias no viene acompañada de un sistema de becas la educación solo será para ricos. El Gobierno debería plantearse una verdadera estrategia de cómo y dónde recortar y no hacerlo con las urgencias que imponen los mercados».

«El bono escolar en el sistema escandinavo genera un sistema educativo altamente eficiente. Eso viene acompañado del reconocimiento social del maestro porque no puede ser maestro cualquiera como en España. Y los colegios eficientes sobrevivirán y los que no son eficientes desaparecerán».

HAY QUE SUBIR LAS TASAS UNIVERSITARIAS

John Müller:

«Hay que subir las tasas para que haya incentivos para no despilfarrar. Cuando los estudiantes vean que hay despilfarro en las universidades saldrán a protestar».

«Uno de los signos de nuestro atraso son los Gobelinos de los Ministerios. Yo entrevisté al ministerio de trabajo danés donde las sillas de su despacho eran de Ikea. El secretario de Estado del Foreign Office no lleva sus papeles a un bedel. Aquí, en cambio, tenemos a bedeles en cada puerta y sin hacer nada».

Emilio González:

«En Finlandia el vicepresidente presentó un Congreso al que fue sin coche oficial ni guardaespaldas ni nada».

LAFFER Y LA SUBIDA DEL IVA

Emilio González:

«Laffer no tiene en cuenta que en las sociedades europeas se está tendiendo a incrementar los impuestos indirectos (IVA) para reducir los impuestos directos (Renta y Sociedades) con el fin de facilitar la competitividad de las empresas europeas a escala internacional y reducir el coste del trabajo. No le acabo de encontrar mucha lógica un IVA del 12% con tipos más reducidos con independencia de que no sería posible dentro del marco de la UE».

John Müller:

«Laffer propone un tipo único extendido a todos los impuestos. Dijo varias cosas interesantes, por ejemplo, que el gasto público siempre es un impuesto. Laffer puso de manifiesto que hay que pensar ya mismo en una reforma del sistema tributario español, que hoy es un patchwork indescifrable, que no funciona de manera armónica. Falta una visión de conjunto que nos deje un sistema tributario coherente».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído