El griego de 50 años de la localidad de Naupacto estaba a punto de ser embargado

Prefirió incendiar su casa y tirar su coche por un acantilado antes que dárselos al banco

Cuando llegaron los bomberos lo encontraron sentado y observando las llamas con un cigarrillo en la boca

"Esos hijos de perra no se van a llevar nada mío"

El griego de 50 años de la localidad de Naupacto, prefectura de Etolia-Acarnania, decidió cortar por lo sano harto de tanta deuda y, sobre todo, del banco carroñero que le hacía la vida imposible. Por eso, antes de ver cómo embargaban todos sus bienes, decidió hace unos días destruirlos.

El desesperado hombre quemó su casa y lanzó el coche por un acantilado, según da cuenta el diario griego ‘Nafpaktia News‘.

SU TIENDA SE FUE AL GARETE

Diversas personas han afirmado que el hombre atravesaba una mala situación económica y tenía deudas con los bancos tras el fracaso de la tienda que tenía en la planta baja de su vivienda, de madera y de dos pisos, tal y como se hace eco ‘RT‘.

Cuando llegaron los bomberos, lo encontraron sentado y observando las llamas con un cigarrillo en la boca. Algunos testigos afirman que el hombre, que ha sido entregado a la justicia, les dijo a los bomberos:

«Esos hijos de perra no se van a llevar nada mío».

La política de austeridad del actual Gobierno heleno, emprendida para recibir ayudas de la Troika, provoca rechazo en una gran parte de la población y ha generado una ola de protestas y huelgas en el país. Algunos encuentran la solución a su difícil situación en medidas drásticas como suicidio.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído