Tras meses de incertidumbre y contradicciones

2013: El año en el que la economía española cambió de rumbo

Para unos, el ejercicio en que salimos de la recesión; para otros, el principio del fin del estado del bienestar

En el segundo grupo están los desempleados, los miles de trabajadores que han sufrido un ERE en sus empresas y, en general, los 126.700 desempleados nuevos que deja este año

Termina un año desconcertante. Un ejercicio en el que bajan las ventas de cava Freixenet en Cataluña y crecen en toda España.

Como subraya Mabel Figueruelo en ‘El Economista’ este 27 de diciembre de 2013, para algunos, 2013 termina poniendo fin a la recesión, mientras que para otros supone el principio del fin.

En el primer grupo estarían las entidades financieras (hasta septiembre, el beneficio del Banco Santander crecía un 77,2%; el del BBVA, un 85,8% hasta octubre; el de CaixaBank, un 164,5 %).

También van bien las grandes eléctricas de nuestro país, que en los cinco primeros meses del año prácticamente doblaban el margen de beneficio de las europeas. De hecho, Iberdrola y Endesa se han colocado este año entre las tres eléctricas europeas con más beneficios.

Y, en general, estarían las grandes cotizadas, que han aumentado sus beneficios un 9% de media hasta octubre (en conjunto, las empresas del Ibex han registrado su mayor avance de beneficios desde 2010).

También estarían las empresas exportadoras que han mejorado sus márgenes y han conseguido crecer, gracias en buena medida a la flexibilidad que ha aportado la Reforma Laboral del Gobierno. Hasta las constructoras han conseguido incrementar su negocio un 30% en 2013; eso sí, en el exterior.

La obra internacional sigue manteniendo a flote a las multinacionales españolas. Incluso están en este grupo un buen puñado de agencias de rating y organismos internacionales -Standard & Poor’s, Moody’s, FMI, BM, OCDE, la propia Comisión Europea- que hace poco vapuleaban nuestra economía y ahora hacen acto de contricción por haberla tratado con tanta severidad.

Mareas, desahucios y pobreza

En el segundo grupo están los desempleados, los miles de trabajadores que han sufrido un Expediente de Regulación de Empleo en sus empresas -pequeñas, grandes y multinacionales- y, en general, los 126.700 desempleados nuevos que deja este año, según la Encuesta de Población Activa (EPA). Y muy especialmente los parados de larga duración, que son un 12,5% más numerosos este año.

También estarían las mareas -blancas, verdes y de todo color y condición- que han llenado las calles de indignación ciudadana, contra los recortes en educación y dependencia, contra la privatización de la sanidad y los recortes, contra la corrupción, contra los desahucios… También están en este grupo los que los han sufrido.

Los jueces ejecutaron 37.545 desahucios en el primer semestre del año, una media de 206 desalojos forzados diarios. Los más de 20.000 pequeños comercios que echarán el cierre este año en toda España. Los cerca de 25.000 alumnos que se han quedado sin beca. Los cerca de cuatro millones de españoles que sufren la pobreza energética. Y los más de tres millones afectados por pobreza severa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído