SE BUSCA NO PAGAR INDEMNIZACIÓN

Kirchner va a por todas: quiere estatizar la energía eléctrica de Buenos Aires

La alternativa más estudiada es capitalizar la deuda que Edenor y Edesur tienen con la empresa que les vende energía a nivel mayorista

Kirchner va a por todas: quiere estatizar la energía eléctrica de Buenos Aires
Cristina Fernández de Kirchner. TL

Hacerse con una mayoría accionaria de Edesur sería más difícil, ya que un 72,1% de la compañía pertenece al grupo Endesa

«Vamos a por todo». La frase, un clásico del ideario kirchnerista, esta vez se refiere a las dos empresas que prestan el servicio de distribución eléctrica en el área que concentra un tercio de la población argentina. Una lógica que ya tuvo como el de YPF, Aguas Argentinas o el correo, y de la que por ahora parecen escapar las telefónicas.

Edenor y Edesur, que respectivamente brindan el servicio en las zonas Norte y Sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y sus alrededores, totalizando entre ambas cifras realmente altas de clientes. En el Ministerio de Planificación, que conduce Julio De Vido, están pensando en una fórmula que no le requiera el Estado argentino pagar indemnización alguna, como sí se hará con Repsol por la estatización de la petrolera YPF.

La alternativa más estudiada es capitalizar (es decir, traspasar acciones) la deuda que Edenor y Edesur tienen con la empresa que les vende energía a nivel mayorista, CAMMESA, en la que el Estado tiene sólo 20% de las acciones, pero con las cuales detenta el manejo total de la compañía. La deuda de ambas distribuidoras con CAMMESA ronda los 2.000 millones de pesos argentinos (al tipo de cambio oficial, alrededor de 223 millones de euros).

EDENOR

En el caso de Edenor, para el Estado argentino sería relativamente fácil alcanzar la mayoría accionaria. A través de la administradora de fondos de pensión (Administración Nacional de Ingresos Públicos, ANSES), tiene casi el 39% (de modo directo e indirecto). El manejo lo tiene actualmente Pampa Energía, un fondo comandado por el argentino Marcelo Mindlin, de muy buenos vínculos con la comunidad judía de Nueva York. Parte del capital de Edenor flota en las bolsas de Nueva York y Buenos Aires.

En cambio, hacerse con una mayoría accionaria de Edesur sería más difícil, ya que un 72,1% de la compañía pertenece al grupo Endesa, que está en manos de los italianos de ENEL. De todas formas, ese no sería un obstáculo para controlar la compañía por parte del gobierno argentino. Desde hace más de un año, Edesur tiene un «veedor» nombrado en la compañía por decisión directa del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. Ese veedor representa los ojos del Estado en una empresa cuyos directivos se sienten muy cerca de la estatización.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído